Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU tilda el atropello en Jerusalén de "atentado terrorista" y dice que el bebé fallecido es estadounidense

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha tildado este miércoles el atropello registrado este miércoles en Jerusalén de "atentado terrorista" y ha dicho que el bebé fallecido contaba con la nacionalidad estadounidense.
"Estados Unidos condena en los términos más firmes posibles el atentado de hoy (por el miércoles) en Jerusalén. Expresamos nuestras profundas condolencias a la familia del bebé, un ciudadano estadounidense, que murió en este ataque despreciable", ha dicho la portavoz del Departamento, Jennifer Psaki.
En su comunicado, Psaki ha pedido a todas las partes "que mantengan la calma y eviten incrementar las tensiones a raíz de este incidente", tal y como ha recogido el diario israelí 'The Jerusalem Post'.
El responsable del atropello, identificado como Abdel Rahman al Shaludi, circuló durante catorce metros por la vía del tranvía, atropellando a varios pasajeros cuando se bajaban del mismo, y continuó su camino durante varios cientos de metros antes de empotrar el coche contra un poste. Posteriormente, intentó huir a pie, pero fue tiroteado por los agentes.
Al Shaludi, residente en el barrio de Silwan, ubicado en Jerusalén Este, falleció horas después a causa de las heridas sufridas en el tiroteo. El diario israelí 'Haaretz' ha afirmado que Al Shaludi estuvo varias veces en la cárcel por cargos relacionados con la seguridad.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha ordenado el despliegue de refuerzos policiales en Jerusalén tras consultas con el ministro de Seguridad Pública, Isaac Aharonovitch, el jefe de la Policía, Yohanan Danino, y el jefe del Shin Bet, Yoram Cohen.
Asimismo, ha responsabilizado al presidente palestino, Mahmud Abbas, del ataque. "Así es como actúan lo socios de Gobierno" de Abbas, ha afirmado, en referencia al Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás).
Abbas advirtió hace dos semanas a Israel contra convertir el conflicto político entre palestinos e israelíes en una guerra religiosa, criticando los últimos ataques contra fieles musulmanes en la Explanada de las Mezquitas.
Por su parte, el portavoz de Hamás Hossam Badran ha subrayado que el suceso "es una respuesta natural a los crímenes de la Ocupación --en referencia a Israel-- y a la invasión de las tierras (palestinas) por parte de los judíos", si bien no ha reclamado la autoría del suceso.
Este tipo de ataques obra de palestinos o árabe-israelíes se producen con relativa frecuencia. El último de ellos se produjo el pasado agosto, cuando un palestino que conducía una grúa en Jerusalén usó su vehículo para chocar contra un autobús, matando a un hombre de 29 años e hiriendo a otras cinco personas. El autor de este ataque fue abatido por un policía.