Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU estudia aumentar sus fuerzas militares en el Golfo Pérsico

El Gobierno estadounidense está estudiando reforzar su presencia militar en el Golfo Pérsico cuando culmine el repliegue de Irak y analiza la posibilidad de enviar tropas de combate a Kuwait para intervenir en el país vecino en caso de emergencia o de un eventual enfrentamiento con Irán, según han informado responsables gubernamentales y diplomáticos norteamericanos al diario 'The New York Times'.
Estos planes militares, según el rotativo neoyorquino, han sido estudiados por la Administración Obama durante varios meses pero el anuncio del presidente de que el repliegue militar concluirá a finales de diciembre ha hecho que cobre más importancia su puesta en marcha.
La culminación del repliegue de Irak supone el cumplimiento de una de las principales promesas de campaña electoral realizadas por Obama aunque mandos militares y diplomáticos estadounidense, así como responsables gubernamentales de países del Golfo Pérsico, ya han advertido de que la retirada podría crear inestabilidad en Irak.
Tras haber intentado sin éxito convencer al presidente Obama y al Gobierno iraquí para mantener en Irak unos 20.000 militares más allá de este año, el Pentágono está ahora buscando una alternativa al final de la presencia militar en este país.
Además de negociar la continuidad de las tropas de combate ya destacadas en Kuwait, el Departamento de Defensa está estudiando enviar más buques de guerra a la zona aunque se mantendrían fondeados en aguas internacionales, según el 'NYT'.
Para contrarrestar la amenaza que cree que representa Irán en la región, la Administración norteamericana también estudia aumentar las relaciones militares con los países que componen el Consejo de Cooperación del Golfo (Arabia Saudí, Kuwait, Bahréin, Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Omán). Estados Unidos ya mantiene relaciones en materia de Defensa con estos seis países pero lo que estaría buscando ahora es poner en marcha una nueva "arquitectura de seguridad" en el Golfo Pérsico que integre patrullas aéreas y navales con un sistema de defensa de misiles.
Según las fuentes consultadas por el diario 'The New York Times', el Gobierno estadounidense espera que en los próximos días el Ejecutivo de Kuwait le transmita su respuesta sobre el número de tropas norteamericanas que aceptaría tener en su territorio.
Durante el periodo entre la primera y la segunda guerra de Irak, entre 1991 y 2003, Estados Unidos mantuvo una presencia militar en Kuwait que varió de un batallón de combate a una brigada entera, además de una gran cantidad de armas con las que se podría dotar a tropas adicionales.
El nuevo plan de posicionamientos de fuerzas militares en el Golfo Pérsico ha sido bautizado como 'Regreso al futuro' por el jefe de Estado Mayor del Mando Central estadounidense --el órgano responsable de las operaciones en Oriente Próximo y Norte de África--, el general de División Karl R. Horst.
El general Horst ha asegurado que el Mando Central está centrado en el empleo de unidades pequeñas pero gran capacidad de despliegue y en alcanzar acuerdos de formación castrense con las fuerzas armadas de países de la región.
Oficiales del Mando Central estadounidense consultados por el diario 'The New York Times' han incidido en que el periodo posterior a la retirada de Irak requiere impulsar unos despliegues más eficientes y reforzar las relaciones militares con países del Golfo.