Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU comenzará a probar en septiembre una vacuna experimental contra el ébola en seres humanos

Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos han anunciado este jueves que comenzarán a probar en septiembre una vacuna experimental contra el ébola durante en seres humanos.
La agencia federal ha estado trabajando en la vacuna en los últimos años y ha asegurado que ha visto resultados positivos durante sus experimentos con primates, según ha informado la cadena de televisión estadounidense CNN.
El anuncio ha llegado el mismo día en que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos han recomendado evitar los viajes a Guinea, Liberia y Sierra Leona por el brote de ébola que ya ha dejado más de 700 muertos.
En un comunicado nota, los CDC desaconsejan los "viajes no esenciales" a los tres países del África occidental, que sufren "el brote más grande y más complejo de la historia", como lo ha definido el director de la agencia estadounidense, Tom Frieden. "Ya se han perdido muchas vidas", ha lamentado.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elevado este jueves a 729 muertos el balance de fallecidos por ébola en África, tras registrarse 57 nuevos decesos entre el 24 y el 27 de julio en Guinea, Liberia, Nigeria y Sierra Leona. El número total de personas contagiadas asciende ya a 1.323.
Por su parte, un voluntario estadounidense que resultó infectado con el virus mientras trabajaba en Liberia junto a los grupos Samaritan's Purse y SIM será trasladado en las próximas horas al país norteamericano e ingresará en el Hospital Universitario Emory de la localidad de Atlanta.
El ébola es muy contagioso y se transmite entre humanos a través del contacto con órganos, sangre, secreciones u otros fluidos corporales. Hasta ahora se había detectado en países como República Democrática del Congo, Uganda, Sudán del Sur y Gabón.
La enfermedad afecta principalmente a chimpancés, gorilas, murciélagos frutívoros, monos, antílopes y puercoespines, pero puede transmitirse a humanos que entren en contacto con los animales infectados, según los datos de la OMS.