Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU 'privatiza' la Luna

EEUU ya no quiere viajar a la Luna. Barack Obama ha asegurado que no es una prioridad del Gobierno y ha cancelado el proyecto Constelación, una iniciativa de su predecesor George Bush. En cambio, como la carrera espacial resulta demasiado costosa ha decidido dejar en manos de las empresas privadas la construcción de los vehículos siderales que transporten a los astronautas.
El director de la NASA, Charles Bolden, ha confirmado la retirada del Gobierno de sus planes por regresar a la Luna. Los que quieran hacerlo tendrán que invertir su capital.
Es decir, será el sector privado, el encargado de desarrollar los nuevos cohetes y otros vehículos para transportar a los astronautas al espacio.
Esto significa, entre otras cosas que los nueve millones de euros ya invertidos en el programa 'Constelación' han sido tirados a la basura.
El Gobierno de Obama se ha decantado por dejar a la NASA como motor de la innovación y dejar a los privados el transporte espacial "de manera que de forma que centenares o incluso miles de personas vivan o visiten la órbita baja de la Tierra".
Las empresas particulares, por su parte, han mostrado su beneplácito y aseguraran que esto dará un importante impulso en el sector.
Mike Gold, asesor de Bigelow Aerospace, quien está construyendo la primera estación espacial comercial, cree que el gobierno debió haber privatizado el lanzamiento de astronautas "hace décadas". "Obligará al mundo aeroespacial volver a ser competitivo y nos devolverá a nuestros días de gloria", afirmó.