Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU condena el "salvajismo" exhibido por el ISIS en los combates en Ramadi y Faluya

El Departamento de Estado norteamericano ha condenado este sábado el "salvajismo" exhibido por los milicianos del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS), afín a Al Qaeda, en sus combates contra el Ejército de Irak y las fuerzas tribales en las localidades de Faluya y Ramadi, en la provincia iraquí de Anbar, según su portavoz adjunta, Marie Harf.
"Su salvajismo contra los civiles en Ramadi y Faluya, y contra las fuerzas de seguridad iraquíes está siendo exhibida para que todos la veamos", deplora Harf en un comunicado, en alusión a los combatientes islamistas del ISIS.
Harf asegura que el Gobierno estadounidense está siguiendo "muy de cerca" y ve con preocupación los acontecimientos que se están produciendo en ambas ciudades, situadas a menos de un centenar de kilómetros de Bagdad, la capital.
"Estamos preocupados por los esfuerzos de los terroristas de Al Qaeda-ISIS para reafirmar su autoridad en Siria, así como en Irak", añade la portavoz del Departamento de Estado, que indica que los líderes tribales han declarado una "revuelta abierta" contra el ISIS.
En este sentido, Harf reitera que Washington está cooperando con el Gobierno iraquí en su tarea de brindar apoyo "de cualquier forma posible" a estas tribus locales que combaten contra los milicianos islamistas y confirma que "están en contacto" con los líderes tribales de Anbar.
En la comparecencia diaria del viernes, Harf negó que Estados Unidos haya abandonado Irak después de que retirara a gran parte de sus soldados desplegados en el país en 2011 y, aunque resaltó el respaldo del Gobierno presidido por Barack Obama a Bagdad, señaló que también persiguen que el Ejecutivo del primer ministro chií, Nuri al Maliki, pueda afrontar la amenaza terrorista "por sí mismo".