Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ELN libera a la periodista española Salud Hernández-Mora

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) ha liberado este viernes a la periodista española Salud Hernández-Mora, que fue secuestrada el pasado sábado en la región colombiana del Catatumbo mientras preparaba un reportaje, precisamente, sobre el secuestro de menores.
El obispo de la localidad colombiana de Ocaña, Gabriel Ángel Villa, ha contado a la prensa local que guerrilleros del ELN han entregado a Hernández-Mora a una misión humanitaria en una zona selvática ubicada entre los municipios de Teorama y San Calixto, cerca de Venezuela.
Villa ha asegurado que la corresponsal de 'El Mundo' está bien pero "cansada". En estos momentos estaría siendo trasladada a la ciudad de Cucutá, de acuerdo con el diario colombiano 'El Tiempo', para el que colabora.
Aunque en un principio se habló simplemente de "desaparición", el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, había confirmado en las últimas horas que Hernández-Mora estaba en manos del ELN, la segunda guerrilla del país.
Además, los colombianos Diego D'Pablos y Carlos Melo, periodistas de RCN televisión, fueron secuestrados por el ELN mientras cubrían la noticia sobre Hernández-Mora. "Según ha contado ella misma, están bien y sean liberados en las próximas horas", ha dicho Villa a RCN.
El Gobierno había pedido ayuda al Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) para lograr la liberación de los tres periodistas pero, de acuerdo con el obispo de Ocaña, la gestión la ha realizado la Iglesia Católica con la mediación de la Defensoría del Pueblo, como ha exigido del ELN.
El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, había dado "prioridad" a la liberación de Hernández-Mora, ordenando una búsqueda conjunta de Policía y Ejército. El Gobierno condicionó su entrega al arranque el diálogo de paz con el ELN.