Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Israel destruye las casas de dos palestinos sospechosos del asesinato de tres israelíes

El Ejército de Israel ha destruido este lunes las viviendas de los dos sospechosos del secuestro y asesinato de tres adolescentes israelíes en los alrededores de la localidad cisjordana de Hebrón en el mes de junio, sellando además la vivienda de un tercer sospechoso.

En base a las informaciones publicadas por el diario israelí 'Haaretz', miembros de las fuerzas especiales del Cuerpo de Ingenieros y de la policía fronteriza han destruido las viviendas de Hussam Kawasama y Amer Abu Aisha, mientras que la casa sellada pertenece a Marwan Kawasama.
El Ejército ha asegurado que "la aplicación de las ordenes de demolición ha sido llevada a cabo en línea con las directivas facilitadas por el comandante del Comando Central, el mayor general Nitzan Alon, y tras tres apelaciones ante el Tribunal Supremo de Justicia".
Hussam Kawasama, considerado el principal sospechoso, fue arrestado en julio durante una operación en el campamento de Shoafat, tras lo que ha reconocido su papel en el suceso durante un interrogatorio del Shin Bet, la Agencia de Seguridad de Israel.
Asimismo, ha asegurado haber recibido dinero para secuestrar y matar a los adolescentes.
Su hermano, Mahmud Kawasama, fue deportado a Gaza tras ser excarcelado en el marco del acuerdo por la liberación en octubre de 2011 del soldado israelí Gilad Shalit, capturado en junio de 2006 por miembros de las Brigadas Al Qassam --brazo armado de Hamás-- y de los Comités de Resistencia Popular. Tanto él como Abu Aisha siguen fugados.
El Gobierno de Israel acusó del incidente al Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), si bien la formación islamista negó toda responsabilidad y la Policía israelí desvinculó al grupo del suceso.