Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército relevará en diciembre al jefe de la Inteligencia militar por presunto caso de espionaje

El Comando Central del Ejército de Colombia ha decidido relevar de su cargo al general Mauricio Forero, jefe de Inteligencia y Contrainteligencia de las Fuerzas Armadas colombianas, tras abrir una investigación sobre una lista secreta con más de 300 correos electrónicos de personas vinculadas a las conversaciones de paz en La Habana (Cuba) entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba (FARC).
Tras detectar este presunto caso de espionaje, el Ejército ha decidido abrir una investigación y el próximo mes de diciembre oficializará el relevo de Forero, que será sustituido en el cargo por el general Nicasio Martínez, actual comandante de la quinta división de la Fuerza, según han confirmado fuentes consultadas por la emisora colombiana Caracol Radio.
Asimismo, se dividirá en dos esta oficina militar, de forma que habrá un comité de Inteligencia y otro de Contrainteligencia, con el objetivo de tener un mayor control desde el Comando Central del Ejército. Fuentes consultadas por Caracol Radio han confirmado que estas decisiones se han tomado después de que la revista Semana publicase esta información.
La investigación anunciada este mismo miércoles por el fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, se centra en alrededor de diez militares, de la Central de Inteligencia Militar (CIME), que ya están siendo sometidos al polígrafo para determinar si existe responsabilidad alguna en las irregularidades que se registraron.
LOS ANUNCIOS DE LA FISCALÍA
Montealegre, que ha comparecido en el Congreso para presentar un proyecto de ley sobre medidas preventivas, ha rehusado revelar detalles de las pesquisas "para no ponerlas en peligro", subrayando que se trata de "un tema muy delicado".
"Estas conductas al margen de la ley contra la libertad de expresión son un atetado al Estado Social de Derecho", ha dicho en declaraciones a la prensa, según ha informado la revista colombiana.
'Semana' ha revelado que Inteligencia Militar posee una especie de base de datos con más de 300 direcciones y correos electrónicos de periodistas, nacionales e internacionales, miembros de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, así como de Cruz Roja y Human Rights Watch.
Lo sorprendente es que Inteligencia Militar ocultó este listado a altos cargos del Ejército se habrían enterado hace apenas unos días, mientras que contratistas externos, como el 'hacker' Andrés Sepúlveda, sí tuvieron acceso a esta información.
No es la primera vez que un escándalo de este tipo salpica a los militares colombianos. El pasado mes de mayo, entre la primera y la segunda vuelta electoral, salió a la luz la 'Operación Andrómeda', con la que supuestamente el Ejército, a las órdenes del 'uribismo', interceptó las comunicaciones de los negociadores de paz.