Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército eleva a 19 el número de militares muertos a causa de la ofensiva del Estado Islámico en Arsal

El Ejército de Líbano ha anunciado este martes la muerte de un soldado que resultó herido la semana pasada en los enfrentamientos con milicianos islamistas en la localidad de Arsal, ubicada cerca de la frontera con Siria, lo que eleva a 19 el número de soldados muertos en los combates.
"Lamentamos la muerte del soldado Suhail Mohamed Hasán Dennawi a causa de los enfrentamientos contra los grupos terroristas en Arsal", ha dicho el Ejército a través de un comunicado, tal y como ha recogido el diario libanés 'An Nahar'.
Durante la jornada, el jefe del Ejército, Jean Qahwayi, se ha reunido con una delegación de familiares de los soldados secuestrados por los milicianos islamistas del Estado Islámico --antiguo Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)--.
"El asunto de los soldados secuestrados es una prioridad para la institución militar y utilizaremos todos los medios disponibles para lograr su liberación sin mayores retrasos", ha asegurado. "El Ejército no regateará con la sangre de sus mártires, sus heridos o la libertad de sus secuestrados", ha remachado.
El viernes, el grupo 'yihadista' ofreció a las autoridades de Líbano Líbano intercambiar a los milicianos encarcelados en el país por los 19 soldados que capturaron durante su ofensiva de cinco días en la ciudad. La incursión del Estado Islámico en Arsal es la más grave desde que comenzó la guerra civil siria, en marzo de 2011.
El ISIS proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.
Desde entonces, ha lanzado numerosas campañas de venganza contra la comunidad chií y otras comunidades minoritarias de las zonas que controla, como la cristiana y la yazidí, ejecutando a decenas de personas y destruyendo numerosos lugares de culto.