Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entran en vigor nuevas normas para autorizar a pilotos a volar en malas condiciones climatológicas

Las nuevas normas europeas para facilitar que pilotos privados obtengan las capacidades necesarias a través de formación teórica y práctica para volar en condiciones climatológicas difíciles a fin de autorizar a un mayor número de ellos a volar en tales circunstancias han entrado en vigor este lunes. El objetivo de las nuevas normas es contribuir a reforzar la seguridad aérea en su conjunto.
Las nuevas normas introducen un sistema de autorización para volar en estas circunstancias para pilotos privados en base a sus competencias, que adquirirán a través de horas de formación teórica y práctica utilizando instrumentos de navegación específicos para poder obtenerla, según ha informado el Ejecutivo comunitario en un comunicado.
Ello permitirá reducir el número de horas de formación y facilitar la autorización de vuelo a un mayor grupo de pilotos privados.
Igualmente, las nuevas normas contemplan un sistema de autorización menos exigente para los pilotos en trayectos en ruta en condiciones de baja visibilidad y también mejoran la seguridad de los planeadores dirigidos dado que incluyen autorización para permitirles penetrar en las nubes aumentando su radio y mejorando su acceso a sitios de aterrizaje en campos, algo no autorizado previamente por la falta de visibilidad en zonas de nubes.
En el pasado, los pilotos privados escasamente recibían autorización para volar en condiciones de mala visibilidad porque se requería demasiadas horas de formación y resultaba muy caro. Sin embargo, se han dado casos de accidentes cuando pilotos privados se han visto sorprendidos por cambios repentinos de las condiciones climatológicas.
Las nuevas normas forman parte del plan de acción de la UE para mejorar las normas de seguridad de la aviación deportiva, promoviendo las capacidades de vuelo de los pilotos, evitando a la vez la carga normativa innecesaria.