Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entusiasta encuentro del Papa con los jóvenes en EEUU

Benedicto XVI se ha centrado, en el festivo y espontáneo encuentro con cerca de 20.000 jóvenes en Nueva York, de los problemas de la juventud, "como el abuso de la droga, la falta de casa o la pobreza, el racismo, y la violencia o la degradación, que sufren sobre todo muchas mujeres" y ha explicado que son producto de "una actitud mental envenenada, que se manifiesta en tratar a las personas como meros objetos".
Benedicto XVI confió a los jóvenes que sus años de adolescencia fueron arruinados por "un régimen funesto", el nazismo, cuyo "influjo creció, filtrándose en las escuelas y en los organismos civiles, así como en la política e incluso en la religión, antes de que pudiera percibirse que era un monstruo", dijo.

Ratzinger comentó a los jóvenes que ahora muchos de ellos pueden gozar de las libertades que surgieron gracias a la expansión de la democracia y del respeto de los derechos humanos.
Asimismo, les advirtió de que la tierra soporta el peso "de la avidez consumista y de la explotación irresponsable", y les invitó a rechazar toda tentación de ostentación o de vanidad y a vivir con "caridad, castidad y humildad"

La ceremonia en la explanada ante el Seminario de San José estuvo caracterizada por la espontaneidad y el entusiasmo de los jóvenes, que no dejaron de cantar y de gritar vivas al Papa y "Te queremos" durante todo el acto.

El entusiasmo de los jóvenes contagió al Papa, que asistió divertido a los cánticos y coros, y que incluso rompió el férreo protocolo de este tipo de ceremonias para levantarse a besar a cada uno de los chicos que intervinieron.
KOD