Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erdogan dice tener pruebas de casos de corrupción que afectan a un candidato del CHP a las elecciones locales

El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha afirmado este domingo tener bajo su poder pruebas de tres casos de corrupción que afectan al candidato del Partido Republicano del Pueblo (CHP) a la Alcaldía de Estambul, Mustafá Sarigul, en medio de las críticas de la oposición contra el Gobierno por el escándalo de corrupción y sobornos.
En una comparecencia frente a sus seguidores, el primer ministro ha mostrado un documento que, según ha defendido, sería un informe sobre corrupción que involucra a Sarigul, según ha informado el diario turco 'Hurriyet'.
Así, ha sostenido que el candidato a alcalde permitió en varias ocasiones la edificación ilegal en Sisli, donde fue alcalde, cooperando con "la mafia de la construcción".
En la imagen, se ve al líder del CHOP, Kemal Kiliçdaroglu, junto a varios archivos sobre investigaciones en torno a posibles casos de corrupción en el interior de su partido, entre los que figuraría el de Sarigul.
Por su parte, Sarigul ha reaccionado a las acusaciones de Erdogan y ha afirmado que "la propaganda es un juego de perdedores". "No podrás detener nuestra marcha con calumnias y desprestigios", ha indicado a través de su cuenta en la red social de microblogging Twitter.
A las críticas se ha sumado Kiliçdaroglu, que ha invitado al primer ministro a revelar la información de la que disponga para respaldar sus acusaciones. "Un primer ministro no debe chantajear. Si tiene esa información, ¿por qué no la ha revelado en once años?", se ha preguntado.
El Ejecutivo de Erdogan se ha visto debilitado desde que a mediados de diciembre las autoridades del país detuvieron a destacados empresarios afines a Erdogan y los hijos de tres ministros, que se vieron obligados a dimitir, por un escándalo de corrupción.
Ankara ha cesado y reasignado desde entonces a cientos de policías, jueces y fiscales responsables de la investigación y además ha promovido una reforma judicial para transferir el poder de nombrar jueces y fiscales del Consejo Supremo de Jueces y Fiscales al ministro de Justicia, visto como un intento de limitar la independencia judicial en el país.
Pese a ello, Erdogan defendió la semana pasada que "nadie puede cuestionar" la necesidad de que haya separación de poderes. "Sin embargo estos poderes no pueden interferir en uno con el otro (...) o se pierde calidad democrática", insistió, agregando que "la judicatura no debe ir más allá de sus misiones definidas y mandato".