Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hijo de Erdogan se muestra dispuesto a ir a declarar en caso de ser citado por las autoridades

El hijo del primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, presuntamente involucrado en el escándalo de corrupción y sobornos que estalló en diciembre en el país, ha afirmado este jueves que está dispuesto a comparecer en caso de que sea citado por las autoridades judiciales.
Bilal Erdogan, un empresario que encabeza la Fundación para la Juventud y la Educación en Turquía (TURGEV), ha detallado que hasta el momento no ha recibido ninguna citación judicial, según ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.
El Ejecutivo de Recep Tayyip Erdogan se ha visto debilitado desde que a mediados de diciembre las autoridades del país detuvieron a destacados empresarios afines a Erdogan y los hijos de tres ministros, que se vieron obligados a dimitir, por dicho escándalo de corrupción.
En medio de la polémica, Ankara ha cesado y reasignado desde entonces a cientos de policías, jueces y fiscales responsables de la investigación y además ha promovido una reforma judicial para transferir el poder de nombrar jueces y fiscales del Consejo Supremo de Jueces y Fiscales al ministro de Justicia, visto como un intento de limitar la independencia judicial en el país.
Este mismo jueves, un total de 168 oficiales y agentes de policía han sido recolocados en sus cargos en las localidades de Bursa y Ankara. La decisión ha tenido lugar un día después de que otros 470 agentes de la Policía de la capital fueran despedidos o recolocados en sus puestos.
Esta misma semana, un total de 96 jueces y fiscales fuesen recolocados en sus puestos, en lo que supuso la mayor remodelación en la historia del país desde su establecimiento como república en 1923.
Pese a ello, Erdogan ha defendido que "nadie puede cuestionar" la necesidad de que haya separación de poderes. "Sin embargo estos poderes no pueden interferir en uno con el otro (...) o se pierde calidad democrática", ha insistido, agregando que "la judicatura no debe ir más allá de sus misiones definidas y mandato".