Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Escándalo entre los miembros de seguridad de la embajada de EEUU en Afganistán

"Un afgano empleado en el servicio de comida en la base de Camp Sullivan envió una declaración el 16 de agosto de 2009, asegurando que cinco agentes entraron en el comedor el 1 de agosto, llevando sólo calzoncillos y botellas de alcohol. Antes de irse el supervisor le agarrón la cara al afgano y le espetó: Eres muy bueno para tener sexo", denuncia POGO en su carta.
Los agentes pertenecen a la empresa privada ArmorGroup North America (AGNA), formada por soldados mercenarios contratados para la seguridad en la embajada.
Fueron los propios compañeros de los implicados en el escándalo los que denunciaron la situación ante la ONG. Los que no querían participar en las juergas sufrían constantes novatadas y tenían que soportar como se abusaba de los empleados afganos, por lo que decidieron fotografiar y denunciar la situación.
"La seguridad de la Embajada de EEUU en Kabul está claramente en peligro.", afirma uno de los agentes cuyo testimonio ha quedado recogido en la carta.
El Departamento de Estado ha asegurado que se investigará el asunto y que habrá 'tolerancia cero' con estos comportamientos. Las fotos y los excesos, inevitablemente recuerdan a otros tristes sucesos como los de Abu Graib.
Para denunciar esta situación, POGO ha enviado las fotos que dan testimonio de la situación y han escrito a Hillary Clinton informándole de que "tienen un grupo de depredadores sexuales".