Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España amenaza con bloquear la reincorporación de Reino Unido a la cooperación policial y judicial en UE

Reclama a Londres reciprocidad y esgrime también los problemas en Gibraltar
España bloquea de momento en solitario la reincorporación a la carta que ha pedido Reino Unido a una serie de medidas de cooperación policial y judicial en la UE, cuyo objetivo es combatir el terrorismo y el crimen organizado, por considerar que Londres no ofrece reciprocidad al resto de socios. Las autoridades españolas esgrimen además los problemas en esta materia en Gibraltar, aunque Madrid niega que su veto se deba a esta cuestión, según han explicado fuentes europeas.
El conflicto tiene su origen en la decisión de Reino Unido de salirse en bloque de las políticas de cooperación policial y judicial de la UE porque, tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, se generalizan las decisiones por mayoría en lugar de unanimidad y se introduce el control del Tribunal de Justicia de la UE. Simultáneamente, Londres ha pedido reincorporarse a las 35 medidas de cooperación policial que más le interesan, entre ellas Europol, la euroorden de detención y entrega o la base de datos del sistema de información Schengen (SIS II)
La salida de Reino Unido de las políticas de cooperación judicial se producirá el próximo 30 de noviembre y, para garantizar la continuidad y la seguridad jurídica, su reincorporación a las 35 medidas que reclama debería estar ya lista y aprobada para el 1 de diciembre. De momento, la Comisión ha dado el visto bueno a Londres para entrar en las 29 iniciativas que son de competencia comunitaria.
Pero España mantiene su veto en solitario a Reino Unido en las 6 medidas que tienen carácter intergubernamental y que por tanto necesitan el acuerdo unánime de los 28, en particular, el acceso de Londres al SIS II, que tiene información sobre personas buscadas o desaparecidas y objetos robados en la UE. Las autoridades españolas alegan que esto conduciría a un desequilibrio, ya que Reino Unido rechaza al mismo tiempo compartir con el resto de Estados miembros datos sobre ADN, huellas dactilares y matrículas de coches.
Londres ha respondido al bloqueo de España amenazando con no reincorporarse a ninguna medida y quedarse totalmente al margen de la cooperación policial y judicial en la UE. Aunque ningún otro Estado miembro apoya expresamente a España, varios países simpatizan con su posición y critican la pretensión de Reino Unido de elegir a la carta las políticas comunitarias que quiere y las que no quiere, según las fuentes consultadas. En las últimas semanas, han aumentado las presiones a Londres y a Madrid para que lleguen a un acuerdo antes del 1 de diciembre.
En este conflicto, España ha esgrimido también que la cooperación policial y judicial con Gibraltar no funciona bien. Sin embargo, Madrid niega que vaya a supeditar su acuerdo para que Reino Unido se reincorpore a que se resuelvan los problemas en Gibraltar. Y cree que es Londres quien está tratando de hacer ver que la objeción de España es puramente política y no jurídica.
La disputa entre Reino Unido y España volverá a abordarse en la reunión de ministros de Asuntos Europeos que se celebra en Luxemburgo el próximo martes 21 de octubre, aunque no se espera entonces ningún acuerdo.