Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Essebsi asegura que ha pedido a sus hijos que abandonen el partido Nidaa Tounes

El presidente de Túnez, Beyi Caid Essebsi, ha asegurado este lunes que ha pedido a sus hijos que abandonen el partido, después de la crisis interna por el peso con el que contaba uno de ellos en la formación.
"Soy el único presidente que no ha nombrado a ninguno de sus familiares a un puesto político. Digo lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer", ha subrayado, según ha informado el diario local 'Business Times'.
El propio Essebsi negó en enero que pretenda ceder el poder en la formación a modo de legado, en medio de las dimisiones a causa del papel de su primogénito en el partido.
En las semanas previas presentaron su dimisión diez altos cargos del partido y 22 parlamentarios --entre ellos varios ministros--, que afirmaron que abandonaban el partido debido a que "está siguiendo un camino no democrático".
Esta situación permitió a sus rivales, los islamistas moderados de Ennahda con los que gobiernan en coalición, convertirse en el principal poder parlamentario, y ha profundizado la ya existente división entre los dos bandos de Nidaa Tounes, tan sólo unos días después de que su secretario general, Mohsen Marzuk, anunciara su separación de la formación para crear un nuevo movimiento político.
Nidaa Tounes emergió como fuerza política en 2013, para liderar las protestas contra el Gobierno de Ennahda, a quien venció en 2014 y con quien se unió para formar Gobierno.
Las divisiones han ido creciendo en las filas del partido desde el año pasado, después de una disputa entre dos alas de la formación, una liderada por el hijo del presidente, Hafedh Caid Essebsi, y otra por Marzuk.
Los partidarios de Essebsi niegan que quieran colocar al hijo del presidente en una posición de poder a través de un traspaso dinástico del control del partido. Por su parte, los críticos consideran que el bando de Essebsi ha pisoteado las normas del partido.