Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Realmente ha detonado Pyongyang una bomba de hidrógeno?

Expertos internacionales han llamado a la calma ante la posibilidad de que Corea del Norte haya detonado una bomba de hidrógeno, tal y como anunció la agencia oficial de noticias norcoreana KCNA esta madrugada. A la espera de comprobaciones más fiables que tendrán lugar en los próximos días, los datos iniciales tomados a partir del seísmo generado por la explosión no parecen coincidir con las estimaciones de un acto de este tipo. El Gobierno estadounidense se muestra escéptico sobre la veracidad del anuncio realizado por Pyongyang, según fuentes oficiales de EEUU.

Ello no quiere decir que no haya tenido lugar una prueba nuclear. Ni siquiera fuentes del Gobierno estadounidense -- que han declarado su escepticismo ante esta supuesta bomba de hidrógeno -- han desmentido que Pyongyang haya ensayado su cuarta bomba atómica. No obstante, todos los analistas parecen coincidir en que la intensidad del seísmo no encaja con lo esperable con una bomba de hidrógeno, mucho más potente que un arma nuclear convencional.
Para hacerse una idea, la bomba de hidrógeno más pequeña jamás detonada arrojó una carga de unos 30 kilotones -- cada kilotón equivale a mil toneladas de TNT --. En comparación, la bomba atómica lanzada sobre la ciudad japonesa de Nagasaki en 1945 liberó una energía de 21 kilotones.
La magnitud del seísmo de este miércoles -- 5,1 en la escala Richter-- da a entender que la presunta bomba de hidrógeno no habría liberado una energía superior a los 10 kilotones, según el análisis preliminar del investigador del Carnegie Endowment for International Peace, James Acton.
En realidad, es enormemente parecido a la actividad causada por el test nuclear realizado por Corea del Norte en 2013, según el director del Centro de Datos de la Organización para el Tratado de la Prohibición
"Yo diría que en este punto la información que tenemos es enormemente consistente con la registrada en 2013", según Bell a Reuters. "Pero a la hora de dilucidar si se trata o no de una bomba de hidrógeno, los datos sísmicos no nos van a dar ningún tipo de respuesta".
El analista de la Rand Corporation, Bruce Bennett, expresó sus serias dudas a la cadena BBC. "La explosión debería haber sido hasta 10 veces más potente de lo que dicen", indicó. "Por todo ello hay dos conjeturas: o la parte de la prueba referida al hidrógeno no ha salido bien, o (el líder norcoreano) Kim Jong Un está mintiendo", indicó.
Queda por esperar unos días hasta que se den a conocer los resultados de los llamados detectores radionucleicos que se encargan de medir el índice de radiactividad tras una detonación de estas características. Y podría tardar: en 2013 fueron necesarios 55 días antes de que una estación japonesa detectara indicios de gas xenón cerca del supuesto epicentro de la prueba nuclear norcoreana.
La clave es el litio. "Si lo encuentran, entonces podemos hablar de una bomba de hidrógeno, pero si solo es xenón... entonces no habrá forma de saberlo", según el integrante del Comité de Inteligencia del Parlamento de Corea del Sur, Shin Kyung Min.