Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estallan nuevos enfrentamientos entre Estado Islámico y las fuerzas kurdas en Kobani

Los enfrentamientos entre el grupo extremista Estado Islámico y las milicias kurdas en la localidad siria de Kobani (norte) se han reiniciado a última hora del lunes, tras dos días de relativa calma, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.
Los combates se han iniciado después de varias explosiones, que se han visto seguidas de un intenso tiroteo con armas ligeras y con los aviones de la coalición internacional disparando contra las posiciones yihadistas en la zona.
Horas antes, la aviación estadounidense se había visto obligada a bombardear uno de los contenedores con armas destinados a las milicias kurdas después de que éste cayera en una zona que no controlan estas fuerzas, por lo que había riesgo de que fueran a parar a manos del Estado Islámico.
"En Siria, seis bombardeos cerca de Kobani han destruido posiciones de combate y de morteros del Estado Islámico, un vehículo del Estado Islámico y un fardo de suministros kurdos perdidos lanzados en paracaídas por Estados Unidos para evitar que éstos caigan en manos enemigas", explicó el Mando Central estadounidense (CENTCOM) en un comunicado.
Este mismo lunes, el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha afirmado que Ankara está facilitando el paso de los peshmerga hacia la asediada localidad, si bien no ha aclarado si su Gobierno respalda la decisión de Estados Unidos de entregar armas desde el aire a las fuerzas kurdas.
Los combatientes de Estado Islámico llevan un mes asediando Kobani, en la frontera con Turquía, y solo los intensos bombardeos aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos han frenado su avance.
Ankara ha sido objeto de una creciente presión para que vaya más allá de su asistencia humanitaria a los que huyen de la violencia, pero hasta ahora ha rechazado enviar a sus propios soldados al otro lado de la frontera o permitir que las armas fluyan desde su territorio hacia la localidad.
Las autoridades turcas ven a los que defienden Kobani con suspicacia debido a sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado grupo terrorista por Turquía, la UE y Estados Unidos.