Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara denuncia "apatía" de los Gobiernos europeos para investigar las cárceles secretas de la CIA

El pleno del Parlamento Europeo ha denunciado "la apatía" que han mostrado los Gobiernos europeos y las instituciones de la UE para investigar las torturas y violaciones de Derechos Humanos cometidas en territorio europeo en el marco del programa de detención e interrogación extrajudicial de la CIA y ha reclamado el envío de nuevas misiones de investigación sobre el terreno a los países identificados como cómplices en el programa como Lituania, Polonia, Italia y Reino Unido.
Los eurodiputados han instado a los Gobiernos a investigar estas violaciones cometidas en suelo europeo entre 2001 y 2006 en el marco del programa de la CIA para combatir el terrorismo y a juzgar a los responsables de las mismas en una resolución no vinculante aprobada por 329 votos, 299 en contra y 49 abstenciones.
En el texto, alertan de su preocupación de que "la clasificación indebida de documentos" por los Gobiernos lleve a "la impunidad de facto para los responsables de las violaciones de los Derechos Humanos" y les han exigido que garanticen "la plena transparencia" y que informen a la Eurocámara de los resultados de las investigaciones y los casos juzgados en los Estados miembro antes de que acabe junio.
La Eurocámara han lamentado que nadie haya sido juzgado más de un año después de la publicación de estudio del Senado estadounidense sobre el programa de la CIA y la falta de cooperación por parte del Gobierno de Barack Obama con los Estados miembro.
Los eurodiputados también han lamentado que la base de Guantánamo no se haya cerrado todavía y han defendido que los Estados miembros den asilo a los presos que han sido liberados sin cargo alguno. También han exigido que Estados Unidos garantice juicios justos y prohíba la tortura y el maltrato en la cárcel.