Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara respalda desarrollar la relación con Irán si hay progresos sustanciales en la negociación nuclear

El pleno del Parlamento Europeo ha respaldado este jueves que la Unión Europea comience a contemplar un marco para desarrollar las relaciones con Irán si hay progresos sustanciales en las negociaciones de un acuerdo final sobre su polémico programa nuclear iraní con la comunidad internacional en una resolución elaborada por la eurodiputada socialista española María Muñiz.
En el texto, los eurodiputados defienden que la UE debe explotar la actual ventana de oportunidad que ofrecen las negociaciones nucleares y la evolución interna en el país tras la llegada del presidente reformista Hasan Rohani aunque han apostado por que la UE sea más activa para abordar la situación de los Derechos Humanos en el país y para apoyar a la sociedad civil iraní y promueva una política más independiente con Irán.
Los eurodiputados defienden la necesidad de garantizar la vigilancia fiable del cumplimiento de los compromisos pactados asumidos por Irán en el marco de las negociaciones nucleares y consideran que la UE debería levantar gradualmente las sanciones impuestas por su programa nuclear una vez que se logre un acuerdo final que certifique su naturaleza exclusivamente pacífica.
En su opinión, si hay progresos sustanciales para un acuerdo final nuclear, los Gobiernos europeos deberían comenzar a contemplar un marco para desarrollar las relaciones, incluido a través de un posible acuerdo contractual futuro y cooperación sectorial, que podría centrarse en apoyar el desarrollo de la sociedad civil y el sector privado iraní, la lucha contra el narcotráfico, cooperación ambiental, en educación y salud.
Los eurodiputados también han instado al Servicio Europeo de Acción Exterior que dé los pasos preparatorios con vistas a abrir una delegación de la UE en Teherán antes de finales de este año, algo que entienden que podría ser eficaz para incluir en las políticas iraníes y el diálogo en materia de Derechos Humanos y derechos de minorías.
En este sentido, han manifestado su grave preocupación por las violaciones sistemáticas persistentes de los Derechos Humanos, así como por el elevado número de ejecuciones y las restricciones de las libertades en Irán y piden la liberación de todos los activistas de Derechos Humanos, presos políticos, sindicalistas y los detenidos en el marco de las manifestaciones contra la victoria electoral del anterior mandatario Mahmud Ahmadineyad en 2009, así como el fin de la tortura en el país y que garantice las libertades individuales y colectivas.
En todo caso, defienden que el diálogo sobre Derechos Humanos con Irán cubra las fuerzas de seguridad y el sector de la justicia e instan a la UE a prestar más apoyo para el desarrollo de la sociedad civil en el país.
Los eurodiputados también defienden en la resolución que Irán debería estar implicado en las discusiones para encontrar una solución diplomática a la crisis siria y en la región si muestra un compromiso en este sentido y que deberán cooperar también con la UE y Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico y la protección de refugiados en Afganistán.
Muñiz ha defendido que el proceso reformista en Irán y el principio de acuerdo nuclear "abre una ventana de oportunidades para empezar a tejer nuevas relaciones que vayan más allá de lo nuclear" y ha apostado por iniciar un diálogo sobre Derechos Humanos con Irán porque es "manifiestamente mejorable", especialmente en asuntos como la pena de muerte, las libertades políticas y religiosas, la situación de las mujeres y los derechos de homosexuales y transexuales.
También ha abogado porque la UE abra una delegación en Teherán si las negociaciones nucleares culminan con éxito y aprovechar los cambios en Irán para promover su papel regional en la resolución de conflictos, como en Siria.