Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Excomulgan a los médicos y a la madre de una niña de 9 años que abortó tras ser violada

La interrupción del embarazo fue inducida con fármacos suministrados por pediatras de un hospital público de Recife, capital del estado de Pernambuco (nordeste de Brasil) un día después de que el propio arzobispo de Olinda y Recife intentara convencer a la madre de la menor para que no autorizara el aborto.
Según los médicos que la atendieron, la menor expulsó los fetos de los gemelos sin complicaciones, se encuentra en buen estado de salud y podrá ser dada de alta esta misma semana. El aborto es permitido en Brasil en casos de violación, riesgo de la vida para la madre o anencefalia del feto.
Además de haber sufrido de abusos sexuales desde que tenía 6 años por parte de su padrastro, la vida de la menor también corría peligro en caso de que hubiese seguido adelante con el embarazo, según los médicos que la atendieron en el Instituto Materno Infantil de Pernambuco.
El padrastro de la niña, de 23 años y que admitió los abusos, fue arrestado la semana pasada y acusado de haber violado en varias oportunidades a la niña y a su hermana, de 14 años. El embarazo de 16 semanas fue descubierto después de que la niña, de apenas 1,36 metros de altura y 33 kilos de peso, fuera ingresada a un hospital para ser atendida por fuertes dolores abdominales y mareos. La madre de la niña dijo que ignoraba los abusos sufridos por sus hijas, que al parecer eran amenazadas para que no contaran nada.
El aborto ocurrió un día después de que el arzobispo de Olinda y Recife, José Cardoso Sobrinho, se entrevistara con la madre de la menor embarazada para pedirle que no autorizara el aborto. El arzobispo anunció que los adultos que tuvieron alguna participación en esa decisión incurrieron en una penalidad eclesiástica que se castiga con la excomunión. "Los adultos, quien aprobó y quien realizó ese aborto, incurrieron en la excomunión. La Iglesia no acostumbra comunicar eso, pero esperamos que esas personas, en momentos de reflexión, no esperen la hora de la muerte para arrepentirse", afirmó el prelado.
El ministro brasileño de Salud, José Gomes Temporao, ha calificado como "radical" e "inadecuada" la decisión de un obispo católico de excomulgar a los médicos que practicaron legalmente el aborto."La ley brasileña es muy clara: la interrupción del embarazo es autorizada en caso de violación. Se trata de una niña que, desde el punto de vista biológico, no creo que tuviese condiciones de llevar hasta el fin la gestación de los gemelos", afirmó Gomes Temporao. "Me estremecieron los dos hechos: lo que ocurrió con la niña y la posición de ese religioso que, equivocadamente, al decir que defiende una vida, coloca en riesgo otra igual de importante", afirmó el ministro.
 
 
KOD