Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos israelíes cifran en alrededor de 200 los civiles que morirían en una guerra contra Irán y Hezbolá

Expertos del Ministerio de Defensa de Israel han cifrado este miércoles en alrededor de 200 las muertes que se registrarían entre la población civil del país en caso de que se desatara una guerra contra Irán y el partido-milicia chií libanés Hezbolá, aunque han elevado la cifra hasta los 300 en caso de que Siria participara en el conflicto.
Hace alrededor de un año, el ministro de Defensa, Ehud Barak, afirmó en una entrevista que en dicho hipotético enfrentamiento armado "bastantes menos de 500 (civiles israelíes) morirían". Así, quitó peso a la amenaza de Irán y subrayó que las predicciones sobre miles de civiles fallecidos en los ataques eran "histéricas" y "sin fundamentos".
Las últimas previsiones han sido presentadas a los altos cargos del Gobierno y del Ejército y se basan en el número de cohetes y misiles con los que cuenta el enemigo y en la capacitación del frente nacional israelí, según ha informado el diario israelí 'Haaretz'.
Según las mismas, se presume que, en caso de que Israel ataque las instalaciones nucleares de Irán y Teherán responda a la ofensiva, el país persa no podrá utilizar todas sus reservas de misiles, ya que, a juicio de los expertos, algunos lanzamientos no tendrían éxito y otros serían interceptados por las Fuerzas Aéreas israelíes, al margen de aquellos que impactaran en zonas abiertas. Así, han estimado que pocas decenas de misiles impactarían en zonas pobladas, principalmente en la región de Dan.
Por otra parte, los expertos han señalado que Hezbolá posee cohetes Kastyusha de alcance corto y medio, así como decenas o centenares de cohetes M-600, que podrían alcanzar el centro del país. En este caso, la capacidad de defensa israelí se centraría en su capacidad de atacar las bases de la formación antes de que lancen sus ataques.