Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las FARC piden una comisión para estudiar las causas del conflicto como condición previa para alcanzar la paz

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han vuelto a reclamar una comisión de esclarecimiento de las causas y responsabilidades del conflicto como condición previa para alcanzar la paz con el Gobierno de Juan Manuel Santos, en el marco de las conversaciones que se llevan a cabo en La Habana (Cuba).
"Es obvio que si no se establece el origen del conflicto y su verdad histórica, no puede haber paz, ni reconocimiento de sus víctimas, ni justicia ni reparación", ha advertido la guerrilla a través de un comunicado, justo unos días después de que el Gobierno colombiano haya señalado que la comisión de la verdad --que debía cumplir con esta premisa-- se activaría cuando haya un pacto para el fin del conflicto.
Sin embargo, las FARC insisten en que sin este paso, los puntos finales a tratar en La Habana "serán una discusión en el aire, un ejercicio estéril que no conducirá a ninguna parte". Por ello, consideran la postura del Ejecutivo colombiano como un "obstáculo" que "puede llegar a frenar la dinámica del proceso u obligarlo a marchar al ralentí".
"Por todos los medios hemos insistido en la urgencia de conformar una comisión de esclarecimiento de las causas y responsabilidades del conflicto, como una condición sin la cual, no podría abordarse el decisivo asunto de Víctimas y máximos responsables", ha sentenciado el grupo armado.
Las FARC piden que el período de estudio histórico abarque desde 1936, cuando se desató "la violencia terrateniente y partidista", hasta la actualidad, periodo en el que se ha producido --según la guerrilla-- "el drama humanitario del desplazamiento forzoso de 6 millones de campesinos, del despojo violento de tierras, el impacto del neoliberalismo generador de miseria, las masacres paramilitares y los falsos positivos".
Por su parte, el jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, dijo que el Ejecutivo "concibe la verdad como un instrumento real para la paz, no como una herramienta táctica para las negociaciones". "Queremos la verdad, pero debe ser un elemento central del proceso de reconciliación", sentenció.
DIÁLOGO DE PAZ
Desde el 8 de octubre y el 19 de noviembre de 2012 en Oslo y La Habana, respectivamente, Gobierno y FARC llevan a cabo un diálogo de paz basado en una agenda de seis puntos para poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado, en las que han muerto 600.000 personas.
Tras seis meses de intensas negociaciones, finalmente el pasado 26 de mayo las partes pactaron sobre desarrollo agrario y rural, el primer punto de la agenda y el más importante para la guerrilla, ya que sobre él pivota toda su lucha armada.
El segundo acuerdo del proceso de paz llegó el pasado 6 de noviembre, sobre participación política. Los puntos clave son el compromiso para crear un estatuto de la oposición, que establezca sus derechos, deberes y garantías, y una reforma electoral, que incluye circunscripciones transitorias.
Ahora que hablan sobre la solución al problema de las drogas ilícitas, las FARC han invitado a Estados Unidos a que se una al diálogo de paz, al considerar que este punto es de su incumbencia, como principal aliado de Colombia en la lucha contra el narcotráfico.