Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fariñas agradece las gestiones de España pero continuará con su huelga de hambre

El disidente y periodista independiente cubano Guillermo Fariñas agradece las gestiones realizadas por el Gobierno de España y por la Unión Europea en favor de los presos políticos de Cuba, pero está decidido a continuar con su huelga de hambre si las autoridades de la isla no excarcelan a los 26 presos políticos que se encuentran más enfermos.
"Ya imaginaba que Moratinos no iba a venir a visitarle, pero no le molestó en absoluto", informó este martes a Europa Press el también opositor Jorge Luis Ardiles Montiel, desde la habitación del hospital de Santa Clara en la que se encuentra ingresado Fariñas.
"El reclamo de Guillermo es al Gobierno de Cuba, por lo que no se siente molesto. Al contrario, agradece a la Unión Europea y a España la solidaridad que han mostrado hacia él y hacia los disidentes. Este es un problema de los cubanos que tiene que ser solucionado por el régimen", añadió vía telefónica Ardiles, que pasó la noche del lunes en el hospital Arnaldo Millán de Castro junto a Fariñas.
El disidente, que inició su huelga de hambre el pasado 24 de febrero, permanece en estado grave después de que los médicos le localizaran la semana pasada un coágulo cerca de la yugular que podría provocarle la muerte. Su débil estado de salud ha hecho los médicos le prohíban atender el teléfono y recibir más de una visita al mismo tiempo.
A pesar de su fragilidad, el disidente "no piensa dar marcha atrás en su decisión de exigir la liberación de los 26 presos políticos que se encuentran en riesgo de muerte por su estado de salud", aseveró Ardiles. "Su posición es firme. Para salvar su vida el Gobierno cubano tendrá que dar respuesta a su petición. No hay otra salida".
Según el último parte médico, Fariñas tiene una presión arterial de 60-100, un ritmo cardíaco de 117 pulsaciones por minuto y 37,7¦ de fiebre. Sin embargo, según su portavoz Licet Zamora, los peores pronósticos realizados la semana pasada por los médicos tras detectarle el coágulo no se han cumplido.

"Estamos algo esperanzados porque no se hayan producido esas complicaciones que temían los médicos. Pero en cualquier caso, su estado es crítico", informó la portavoz de Fariñas, Licet Zamora. IM