Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández de Kirchner confía en que el cambio de Gobierno en Irán traiga "respuestas" sobre la AMIA

Aboga por una regulación global de los mercados de capital para evitar casos como los "fondos buitres"
La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha confiado este martes en que el cambio de Gobierno en Irán permita obtener "respuestas" sobre las preguntas pendientes del atentado perpetrado el 18 de julio de 1994 contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires.
"Hace 10 años desde que por primera vez, quien fuera presidente de Argentina a partir del 25 de mayo del año 2003, Néstor Kirchner, reclamara en este mismo recinto cooperación a la República Islámica para el esclarecimiento de los hechos", ha recordado ante la Asamblea General de Naciones Unidas.
"Año tras hemos venido reclamando cooperación y hace un año recibimos una respuesta por parte del entonces ministro de Exteriores de Irán para entablar una conversación y llegar a un acuerdo", ha relatado, insistiendo en que su objetivo era "destrabar" una "causa estancada" para que los jueces argentinos puedan interrogar a los sospechosos iraníes.
Fernández de Kirchner ha explicado que en Argentina el tratado bilateral "ya fue aprobado hace 9 meses". "Casi diría que está por nacer el niño", ha apuntado, indicando que ahora espera "respuestas positivas" del país persa para ponerlo en marcha.
"Ahora, esperamos que nos digan si se ha aprobado el acuerdo, cuándo se va a aprobar, en caso negativo, y además querríamos tener una fecha de conformación de la comisión (internacional que se encargará de interrogar a los sospechosos) para que pueda ir a Teherán", ha indicado.
"Todos los (funcionarios iraníes) que pasaron hablando por acá dijeron que quieren la paz, que se aman los unos a los otros, y les creemos, pero esperamos acciones coincidentes con lo que dijeron y no tengo dudas de que vamos a tener una respuesta positiva", ha augurado.
La líder latinoamericana ha advertido en contra de confundir su "paciencia" con "ingenuidad o estupidez". "Creemos que ha pasado un tiempo más que prudencial y queremos respuestas. Lo merecen las víctimas y lo merece Irán, si es que realmente quiere demostrarle al mundo que hay un Gobierno diferente", ha subrayado.
FONDOS BUITRE
Por otro lado, se ha referido al conflicto con los fondos de inversión estadounidenses que no se acogieron a la reestructuración de la deuda soberana argentina tras la bancarrota de 2001 y ha instado a regular los mercados internacionales para evitar situaciones similares.
"Somos víctimas seriales de esas reglas no escritas de los grupos de presión, de las agencias de calificación, de los derivados financieros que siguen especulando como buitres sobre los países que caen en 'default', compran bonos a muy escaso precio y luego pretenden cobrar sumas millonarias", ha denunciado.
"Y yo me pregunto ¿Dónde vamos a encontrar empresarios que se dediquen a crear empleos, a innovar, a invertir cuando en realidad, a partir de una suerte de economía casino, alguien compra 40 millones de dólares en bonos 'defaulteados' y luego consigue una sentencia judicial que le dice que puede cobrar 1.700 millones de dólares?", ha cuestionado.
Fernández de Kirchner ha admitido que "esta es la historia de Argentina", pero ha advertido de que "puede ser la historia de cualquier otro país en muy poco tiempo", por lo que ha sostenido que "no es solo un problema de Argentina, sino de todo el mundo".
Así, ha propuesto crear "una regulación global de mercados". "Porque ha habido declaraciones fantásticas del G-20 en cuanto a los paraísos fiscales, las agencias de calificación y los movimientos de capitales, pero lo cierto es que el mundo necesita de una normativa global para una gobernanza global", ha argumentado.
REFORMA DE LA ONU
Finalmente, la presidenta argentina ha reiterado la necesidad de reformar el sistema de representación en los órganos ejecutivos de Naciones Unidas al considerar que el sistema actual "se ha demostrado absolutamente antifuncional y obsoleto".
En concreto, ha apuntado al Consejo de Seguridad, insistiendo en la necesidad de eliminar el derecho de veto que ostentan sus cinco miembros permanentes --Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China--, proponiendo un sistema de mayorías o consenso.
"Porque a diferencia de un organismo de gestión de gobierno, donde el derecho de veto es necesario para poder gobernar cuando se trata de la resolución de conflictos, si una de las partes que está en el conflicto, o que tiene intereses en el conflicto tiene el derecho de veto, este derecho de veto se convierte necesariamente en un obstáculo para la resolución del conflicto", ha argumentado.
En la misma línea, ha instado a Naciones Unidas a actuar para cumplir su papel de garante de la paz y de la seguridad internacionales. "No son conceptos militares, son conceptos políticos", ha aclarado, subrayando que "no hay guerras justas, porque sólo la paz es justa".
"Yo digo esta ONU es una ONU entre los buitres de la deuda soberana y los halcones de la guerra. Es peor que la (película) de los pájaros de Hitchcock. Por lo menos Hitchcock era un buen director", ha concluido, según prensa presidencial.