Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fotógrafo, ganador de un concurso de televisión y asesino en serie

Rodney Alcalá, de 66 años, fue declarado culpable de los cinco cargos de asesinato en primer grado que pesaban en su contra, incluido el de una niña de 12 años por el que había sido condenado anteriormente a pena de muerte dos veces, pero cuyas sentencias fueron anuladas. Los asesinatos ocurrieron entre junio de 1978 y junio de 1979. Alcalá fue arrestado en julio de 1979 en la residencia de sus padres en Monterrey Park. Ahora, algunas familias de mujeres desaparecidas las han reconocido en fotografías de este 'serial killer'.
Alcalá, un ex estudiante de la Universidad de California en Los Ángeles con un coeficiente intelectual de "genio" y con una personalidad que no ha dejado indiferente al tribunal y al jurado que le han condenado. El que fuera ganador en un programa de televisión actuó como su propio abogado durante el juicio en el que además se le acusó de la tortura y asesinatos de Jill Barcomb de 18 años, Georgia Wixted, de 27, Charlotte Lamb de 32 y Jill Parenteau de 21 años.La fiscalía presentó evidencia de ADN y huellas digitales que involucraban al acusado en los asesinatos de las cuatro mujeres pero no así en el de la niña Robin Samsoe.
Los asesinatos ocurrieron entre junio de 1978 y junio de 1979 . Alcalá fue arrestado en julio de 1979 en la residencia de sus padres en Monterrey Park. Alcalá se interrogó a sí mismo en varias ocasiones y presentó un vídeo de su participación en el concurso de televisión, tratando de desmentir una prueba en su contra, durante el juicio que comenzó el 11 de enero pasado.
Una de las pruebas decisivas para el jurado de Santa Ana -integrado por siete hombres y cinco mujeres- fue un par de aretes de oro encontrados en un centro de depósito que pertenecían a Robin Samsoe. La madre de la niña reconoció los aretes como pertenecientes a Robin. Alcalá trató de desmentir la acusación mostrando el vídeo de un concurso de televisión para escoger pareja, en el que supuestamente él usaba los aretes, un año antes del crimen.
En la misma bolsa en el depósito, se encontraron otros aretes con rastros de ADN perteneciente a Lamb. También fotos de otras de las víctimas. Durante su defensa, el acusado no hizo referencia a las acusaciones de asesinato de las cuatro mujeres y se centró sólo en refutar las pruebas en el caso de Samsoe.
Imágenes de víctimas
La policía de Orange County ha mostrado ahora más de cien imágenes que pueden pertenecer a víctimas de Rodney Alcala y cuyas desapariciones aún están sin resolver. "Tuvimos en cuenta las consideraciones sobre privacidad de las personas que salen en las fotos antes de decidir divulgarlas", ha dicho Tony Rackauckas, fiscal de distrito del condado Orange a CNN.