Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia se convierte en el primer país industrializado en ratificar el Acuerdo de París

El presidente de Francia, François Hollande, ha ratificado este miércoles el Acuerdo de París, adoptado el pasado mes de diciembre, con lo que el país se convierte en la primera nación industrializada en dar tal paso.
Tras sellar el acuerdo que busca luchar contra el cambio climático, al que se han adherido 195 países, sólo lo han ratificado pequeños países insulares, los más vulnerables ante la subida de la temperatura de los océanos provocada por el cambio climático.
Los primeros fueron Islas Marshall, Fiyi y Palaos, que de hecho ya están sufriendo las consecuencias del cambio climático, y que han ejercido considerable presión sobre los actores internacionales para que reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero.
"Estamos aquí (...) para promulgar la ley por la que Francia ratifica el Acuerdo de París", ha iniciado el presidente en su intervención durante la ceremonia de ratificación, celebrada en el Palacio del Elíseo.
Hollande ha recordado a la comunidad internacional que si "firmar es bueno, ratificar es mejor", por lo que ha instado a acelerar el proceso de ratificación para que este "acuerdo universal y jurídicamente vinculante" pueda entrar en vigor.
ACUERDO DE PARÍS
El acuerdo de París cubre las principales áreas identificadas que son esenciales para alcanzar conclusiones relevantes. Según la Convención, en materia de mitigación requiere de una reducción de emisiones "lo suficientemente rápida" para lograr que el objetivo de limitar la temperatura, que se ha fijado en 2 grados centígrados.
Este no podrá entrar en vigor hasta que al menos 55 países adheridos lo ratifiquen, siempre y cuando cubran al menos el 55 por ciento del total de las emisiones mundiales.