Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia cifra en 300 millones de euros el coste de la guerra en Libia

La operación militar en Libia que ha ayudado a derrocar a Muamar Gadafi y de la que Francia ha sido uno de los principales valedores tendrá para las arcas galas un coste de unos 300 millones de euros, según ha reconocido este domingo el ministro de Defensa francés, Gérard Longuet.
"Vamos a estar un poco por encima de los 300 millones de euros en coste directo", ha indicado el ministro en declaraciones a varios medios, aclarando que esto representa "un tercio" del presupuesto total que el Gobierno galo destina a operaciones en el exterior.
Por otra parte, en cuanto a la muerte de Gadafi el pasado jueves a manos de combatientes del Consejo Nacional de Transición (CNT) después de que aviones franceses de la misión de la OTAN bombardearan el convoy en el que el coronel trataba de huir de Sirte, Longuet ha subrayado que "no sabemos lo que ocurrió en tierra" puesto que la resolución de la ONU no autorizaba la presencia de fuerzas terrestres.
En este sentido, ha admitido que "las circunstancias de la muerte siguen siendo confusas" y ha defendido que se lleve a cabo la investigación reclamada por la oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay. "Hay una petición de Naciones Unidas, hagamos que el CNT responda a esta demanda", ha añadido.
Por otra parte, en cuanto a las imágenes difundidas sobre los últimos momentos de vida de Gadafi, en los que se le ve aturdido y ensangrentado, Longuet ha defendido que "el rostro ensangrentado no debe hacer olvidar todos los rostros ensangrentados desde hace 40 años" por su régimen.
En todo caso, ha admitido que la forma en que murió el exdictador es "deshonrosa" y "chocante". "No es lo que nos esperábamos de un soldado. Nosotros tenemos un Ejército contenido pero eso no ocurre en todo el mundo", ha lamentado, al igual que el hecho de que finalmente no pueda ser juzgado. "Nos habría gustado entender y saber todo", ha admitido.