Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia celebra la sentencia de la justicia argentina contra los represores de la ESMA

El ministro de Exteriores de Francia, Alain Juppé, ha celebrado la sentencia emitida ayer por la justicia argentina contra doce represores de la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA), uno de los mayores centros de detención clandestinos de la última dictadura argentina (1976-1983).
"Esta sentencia hace honor a Argentina (...) Saludo esta nueva voluntad política que anima a sus autoridades a llevar a buen puerto el conjunto de los juicios de la dictadura", ha dicho Juppé, a través de un comunicado divulgado por el Ministerio de Exteriores francés, del que se ha hecho eco la agencia de noticias Télam.
Además, ha recordado que "Francia ha aportado de forma permanente su apoyo a Argentina en este proceso judicial", desde que el país derogara, "cumpliendo con coraje su deber de memoria", las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, que eximían de responsabilidad criminal a los militares de menor rango.
Ayer, el Tribunal Oral Federal Número Cinco de Comodoro Py condenó a 16 represores de la dictadura por los crímenes de la ESMA --doce a cadena perpetua, dos a 25 años de prisión, uno a 20 años y otro a 18-- y absolvió a dos de los imputados.
Todos ellos han sido juzgados por el secuestro, la tortura y el asesinato de las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet; el de las fundadoras de Madres de la Plaza de Mayo Mary Bianco, Esther Careaga y Azucena Villaflor Devicenti; y el del escritor Rodolfo Walsh.
Entre los condenados, destaca el ex marino Alfredo Astiz, conocido como 'el ángel de la muerte', ya que gracias a su apariencia angelical consiguió infiltrarse en los grupos de oposición al régimen militar argentino para señalar a sus dirigentes.
En 1990, cuando las leyes de amnistía argentinas todavía estaban en vigor, un tribunal de París condenó en rebeldía a Astiz a cadena perpetua, ya que se cree que fue él quien ordenó el secuestro de las dos monjas francesas, en 1977.
En la misma línea que Juppé, la abogada de las familias de las dos religiosas, Sophie Tonon, ha celebrado el fallo. "Nos alegramos mucho de que 35 años después la justicia argentina haya entregado la misma decisión que entregó Francia hace más de 20 años", ha dicho la letrada.
El del jueves es el primer juicio que se ha celebrado en la 'megacausa' de la ESMA, en la que están imputadas unas 70 personas por los crímenes cometidos contra 800 de las 5.000 personas que estuvieron detenidas en este centro clandestino, de las cuales apenas sobrevivió un centenar.
Entre estos crímenes destacan el asesinato de la joven sueca Dagmar Hagelin, por el que Astiz ha sido reclamado por Estocolmo; los robos de bebés en la 'maternidad' de la ESMA, causa en la que está imputado el médico militar Jorge Luis Magnacco, y los llamados 'vuelos de la muerte'.