Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Frente al Nusra reivindica el atentado que ha dejado cuatro muertos en Beirut

El Frente al Nusra, un grupo terrorista vinculado a Al Qaeda y que opera tanto en Siria como en Líbano, ha reivindicado este martes el atentado registrado en un bastión del partido-milicia chií Hezbolá en el sur de Beirut y que ha dejado al menos cuatro muertos.
En un mensaje publicado en su perfil de la red social Twitter y recogido por la cadena LBCI, el brazo libanés del Frente al Nusra ha señalado que el atentado es una represalia por la muerte de nueve civiles el viernes pasado por el impacto de un proyectil disparado desde Siria contra la localidad fronteriza de Arsal (noreste).
Según el último balance ofrecido por la agencia oficial NNA, al menos cuatro personas han muerto en el ataque de este martes, entre ellas dos mujeres, y otras 27 han resultado heridas en el atentado ocurrido en Haret Hreik. De acuerdo con la cadena Al Manar, próxima a Hezbolá, habría ya cinco muertos.
Por ahora no está claro si el atentado ha sido obra de un suicida, ya que algunos medios, como Al Manar, apuntan a esta hipótesis, mientras que la agencia oficial ha señalado que se ha llevado a cabo con un coche bomba con matrícula falsa. Hasta el momento, no hay una versión oficial sobre lo ocurrido.
El atentado se ha producido muy cerca del lugar donde se produjo el atentado con coche bomba el pasado 2 de enero en el que hubo cinco muertos y 77 heridos.
REACCIONES
La clase política libanesa se ha apresurado a condenar lo sucedido y a llamar a la unidad. El primer ministro en funciones, Najib Mikati, ha instado a los distintos partidos polílticos a "reunirse en torno a una mesa de diálogo que esté a la altura de las circunstancias difíciles y los peligros que amenazan al país". Asimismo, ha convocado una reunión urgente del comité nacional de gestión de crisis.
Por su parte, el primer ministro designado, Tammam Salam, ha condenado el atentado y ha instado a "fortificar la situación política y de seguridad local".
Para el líder del Partido Progresista Socialista, Walid Jumblat, Líbano ha entrado en el "círculo de la locura", mientras que el líder de Falange, Amin Gemayel, ha subrayado que "Líbano en su conjunto es la víctima de los atentados y no solo Hezbolá".
El exprimer ministro Fuad Siniora ha instado a los partidos políticos a distanciarse de la guerra en la vecina Siria por el bien de Líbano, en referencia a la implicación de Hezbolá en el conflicto del lado del régimen de Bashar al Assad.
El diputado de Hezbolá Ali Ammar ha condenado el atentado y ha responsabilizado del mismo a Israel. "La explosión busca minar la seguridad del país, la unidad y la paz civil", ha denunciado. El de hoy es el sexto atentado en zonas dominadas por Hezbolá desde que el partido-milicia anunció el envío de milicianos a Siria para luchar junto a las tropas gubernamentales.