Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fritzl preparó el calabozo antes de secuestrar a su hija

Fritzl, de viaje en Tailandia. Foto: InformativosTelecincotelecinco.es
Josef Fritzl planeó y construyó el 'calabozo' del sótano de su casa en la localidad austríaca de Amstetten antes de encerrar allí a su hija Elisabeth durante casi un cuarto de siglo, según deducen los expertos, que continuaron sus pesquisas en el lugar de los hechos. Todavía no han llegado a una conclusión sobre cómo proveía de alimentos a su hija Elisabeth y a tres de sus hijos.
De acuerdo con las declaraciones de Elisabeth Fritzl, de 42 años, fue en 1984 cuando su padre la atrajo hasta el sótano, la golpeó y la maniató, manteniéndola encerrada los 24 años siguientes, en los que la violó sistemáticamente y la dejó embarazada de siete hijos.
Según el agente, Fritzl -un técnico electricista hoy jubilado y en prisión preventiva tras ser detenido el pasado domingo- pidió en su momento la autorización pertinente para reformar el edificio donde tiene su domicilio en Amstetten.
"Los planos que presentó fueron aprobados, pero no incluían las habitaciones que ahora hemos descubierto. Sin embargo, ya estaban construidas en 1983. Fue muy hábil", dijo Polzer en sus declaraciones telefónicas.La alimentación
Otro antiguo inquilino, Alfred Dubanovsky, declara al diario "Ísterreich" de hoy que conocía a Elisabeth de la escuela (ambos tienen la misma edad) y que la adolescente de entonces le confesó que no aguantaba más la vida en el hogar de sus padres.
"Recordando, algunas cosas me parecen ahora raras", entre ellas ver a Josef Fritzl empujando "una carretilla con alimentos en el sótano, y su esposa lo ayudaba en ello", indica.
Dubanovsky añade que está "casi seguro" de que la mujer de Josef Fritzl, Rosemarie, sabía algo del secreto de su marido.
"Además, se iban de vacaciones por separado. Uno siempre se quedaba en la casa. Un poco raro, ¿no?", comenta.