Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unas 320 personas se encontraban en el club de Orlando en el momento del tiroteo

El agresor del club Pulse de Orlando portaba un "arma de cañón largo"EFE

Fuentes policiales han confirmado a la cadena ABC News que unas 320 personas se encontraban en el interior del club nocturno Pulse, en Orlando, en el momento del tiroteo que por el momento se ha saldado con al menos 50 muertos y unos 53 heridos, la mayoría en estado crítico.

El club de ambiente gay celebraba esa noche una fiesta latina. Cristopher Hansen, que se encontraba en el interior del club durante el tiroteo ha señalado que se tiró al suelo cuando escuchó los disparos, "más de 40", según sus palabras. "Me caí y me arrastré hacia fuera," ha señalado Hansen. "La gente estaba tratando de escapar por la parte trasera del club".
"Ayudé a alguien que estaba en el suelo. No estaba seguro de si estaba vivo o muerto", ha contado, explicando que se quitó un pañuelo que llevaba en la cabeza y trató de tapar la herida de bala que un hombre tenía en la espalda.
Varios testigos han señalado que se escondieron en el baño y llamaron al número de emergencias durante los tiroteos.
El autor de los tiroteos, Omar Mateen, estadounidense de ascendencia afgana y de 29 años de edad, fue abatido por la Policía. El joven, de acuerdo con las autoridades, mantenía conexiones con "elementos radicales islámicos" pero carecía de antecedentes delictivos.
Sin embargo, su padre ha manifestado que podría deberse a motivos homófobos. El padre de Mateen ha explicado que hace dos meses su hijo se enfadó tras ver a dos hombres besándose en el centro de Miami y ha señalado que ese podría haber sido el motivo que le llevó a efectuar la matanza.
La matanza perpetrada esta madrugada se ha convertido en el tiroteo masivo 173 en lo que va de año en Estados Unidos y es la masacre más sangrienta de esta naturaleza en la historia reciente del país, según la web especializada MassShootingTracker.org.