Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gao Zhinheng ha quedado "extremadamente destrozado" tras su paso por la cárcel, según su abogado

Jared Gensher, abogado del disidente chino Gao Zhinheng, ha afirmado este jueves que su defendido ha quedado "extremadamente destrozado" tras los tres años que ha pasado en la cárcel, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.
Gensher ha dicho que Gao, que fue liberado la semana pasada, carece de emociones, es casi incapaz de hacerse entender y ha sufrido la pérdida de varios dientes a causa de la malnutrición.
"Es capaz de decir algunas palabras y responder preguntas con pocas palabras, describiendo lo que ha vivido. Sin embargo, no es capaz de mantener una conversación, y en muchas ocasiones habla solo", ha apuntado.
La organización Freedom Now ha asegurado que la mujer del disidente, Geng He, ha hablado con su marido y ha quedado "completamente devastada" por lo que ha sufrido durante su periodo en la cárcel. "Lo que temía más que su muerte era que fuera mantenido con vida y sufriera horribles torturas", ha afirmado.
Gao, de 50 años de edad, fue detenido y encarcelado en diciembre de 2011, después de pasar desde 2006 varios periodos en distintas prisiones de instalaciones extrajudiciales sin que se llegaran a presentar cargos en su contra.
El abogado de defensa de los Derechos Humanos ha denunciado en numerosas entrevistas con medios de comunicación extranjeros que en estos ocho años ha sido víctima de torturas, lo que ha suscitado las críticas de la comunidad internacional.
China nunca se ha referido específicamente al caso de Gao, aduciendo su política de no comentar los asuntos internos, pero ha subrayado que el uso de torturas para conseguir confesiones es ilegal.
Gao atrajo la atención de la comunidad internacional por su campaña a favor de la libertad religiosa en China, centrada en el grupo religioso Falun Gong, prohibido por el gigante asiático. También se ha involucrado en casos de expropiaciones ilegales de tierras.