Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las lluvias torrenciales sepultan la ciudad italiana de Génova

Las aguas del río Bisagno se apoderaron la noche del jueves de las calles de Génova. Las lluvias torrenciales caídas en apenas dos horas desbordaron su cauce y lo destrozaron todo, provocando la muerte de un hombre de 57 años y paralizando laciudad italiana. No hubo alerta, ni avisos y las autoridades poco o nada pudieron hacer, salvo esperar a que todo volviera a su cauce y evaluar la situación. Con las calles llenas de grietas que se habían tragado coches enteros, sin electricidad, los genoveses están indignados porque todo lo sucedido les ha recordado el año 2011, cuando una tromba de agua casi idéntica acabó con la vida de seis personas.