Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gibbs 'castiga' sin móvil a un periodista

Ocurrió en medio de una rueda de prensa en la que el objetivo era comunicar la decisión del Ejecutivo de prohibir la publicación de fotos que muestren las torturas que efectúan los militares estadounidenses a los presos en Irak o Afganistán. Decisión que, por cierto, ha sido rebatida por Amnistía Internacional.
El incidente del móvil pareció dejar en un segundo plano el tema principal. Todo comenzó cuando sonó el teléfono de un periodista que había olvidado silenciarlo. En esta primera ocasión, el portavoz del Gobierno le pidió que lo apagara para poder continuar con el discurso. Poco después volvió a sonar y Gibbs, sin ningún reparo le pidió que le diera el móvil. Lo cogio y lo requisó, como haría un profesor de escuela a sus alumnos en esa situación.
Sin embargo, los dispositivos móviles siempre se empeñan en hacerse notar cuando menos falta hace: Un segundo reportero, éste de la CBS, osó contestar a una llamada que parecía ser muy importante, ante Robert Gibbs y las miradas suscitadas entre los asistentes al evento.
La paciencia tiene un límite y Gibbs invitó a abandonar la sala al periodista de la CBS. El periodista lo hizo, sí, pero siempre acompañado de su móvil, como si de una prolongación suya se tratara. ¿Por qué será que no nos podemos despegar jamás de nuestros móviles? ¿Crean más adicción, incluso, que fumar?