Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gibraltar insta a España a "entrar en el siglo XXI" y renunciar a reclamaciones "medievales"

El Gobierno de Gibraltar ha reiterado que la "soberanía" del Peñón no es "motivo de discusión" y ha instado a las autoridades españolas a "entrar en el siglo XXI" y renunciar a reclamaciones "medievales" en materia territorial.
El Ejecutivo de Mariano Rajoy ha hecho público este miércoles un nuevo llamamiento para resolver el "contencioso" sobre Gibraltar mediante un "diálogo bilateral" con Reino Unido. En un mensaje de apoyo a Argentina en su reivindicación sobre las Malvinas, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha llamado a resolver las "cuestiones que afectan a la integridad territorial".
Sin embargo, para el Ejecutivo gibraltareño "la soberanía de Gibraltar no es motivo de discusión o negociación". La Administración encabezada por Fabian Picardo considera que los llamamientos españoles son "irreales" y alimentan "falsas esperanzas" sobre una hipotética reanudación del diálogo.
El Ejecutivo gibraltareño ha advertido en un comunicado de que "nunca consentirá" el inicio de un proceso de diálogo en materia de soberanía y ha pedido a España que "entre en el siglo XXI y abandone sus reclamaciones medievales", así como la "agresiva" forma en las que intenta defenderlas.
FORMATO DE DIÁLOGO
"Reino Unido ha declarado que el pueblo de Gibraltar tiene derecho de autodeterminación y que nunca cederá la soberanía a oro Estado en contra de sus deseos. También ha acordado que no entrará en un proceso de negociaciones con España con el que Gibraltar no esté conforme", ha recalcado el Ejecutivo del Peñón.
Madrid y Londres han aparcado las conversaciones formales como Gibraltar y, de cara a su posible reanudación, una de las cuestionas más debatidas es la del formato que tendrían. Picardo mantiene su defensa del foro tripartito, en contra del criterio "bilateral" planteado por las autoridades españolas.