Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Bolivia denuncia un "intento de fraude" en el referéndum constitucional

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, ha denunciado un "matonaje electoral" y un "intento de fraude" por parte de la oposición durante el referéndum del pasado domingo, en el que la ciudadanía estaba llamada a decidir el futuro político del jefe de Estado, Evo Morales.
La consulta planteaba enmiendas constitucionales para permitir la reelección del presidente, que tendría vía libre para seguir en el poder hasta 2025. Con el 85,7 por ciento de las actas verificadas por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), el 'no' ronda el 53,35 por ciento y el 'sí' el 46,7 por ciento.
Morales ha evitado reconocer la derrota a la espera de que concluya el escrutinio del voto rural y, este martes, García Linera ha denunciado la "presión" ejercida por la oposición en zonas teóricamente afines al oficialismo. En concreto, se ha referido al "voto campesino" y al "voto indígena".
"Es una movilización de presión que rompe las reglas electorales y encubre un fraude electoral para que no se contabilice el voto", ha asegurado el vicepresidente, que en rueda de prensa ha hablado de "matonaje electoral" e "intento de fraude" al aludir a las movilizaciones sociales, según los medios locales.
"La garantía de la transparencia es absoluta pero, en un acto de desesperación política la derecha, va a intentar anular este voto rural campesino e indígena", ha advertido.
Entretanto, y a falta de que evolucione el escrutinio, García Linera ha insistido en que las dos opciones están "empatadas" y el resultado se va a decidir "con muy poca votación".