Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Irán rechaza las acusaciones de injerencia formuladas por el presidente de Yemen

El Gobierno de Irán ha rechazado este martes las acusaciones de injerencia vertidas por el presidente de Yemen, Abd Rabbu Mansur Hadi, y ha manifestado que, si bien "la falsedad de las mismas está muy clara".
"Hay que recalcar que estas palabras han sido formuladas a pesar de la actual injerencia de varios países regionales en Yemen, en contra de sus intereses y su seguridad", ha dicho la portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Marzieh Afjam.
"Creemos que los problema de Yemen sólo pueden ser solucionados a través del diálogo y de un proceso político que satisfaga las legítimas demandas de su población, con la cooperación y participación de todos los grupos políticos del país y sin interferencia exterior", ha detallado.
Por otra parte, Afjam ha solicitado al Gobierno yemení que investigue el asesinato en enero de un diplomático iraní en la capital, Saná, y que garantice la liberación de otro diplomático que fue secuestrado en julio de 2013.
Mansur Hadi denunció el lunes la presunta injerencia iraní y acusó a Teherán de apoyar a los separatistas del sur y a los grupos religiosos del norte. "Desafortunadamente la interferencia iraní todavía existe, ya sea a través de su apoyo a los separatistas Hirak o a algunos grupos religiosos del norte de Yemen", dijo.
Las palabras del mandatario yemení hacen referencia al movimiento separatista del sur, que reivindica la independencia perdida en 1990, y a los rebeldes chiíes huzi, que tratan de ampliar su territorio en el norte del país.
"Hemos pedido a nuestros hermanos iraníes que revisen sus políticas erróneas hacia Yemen, pero nuestras peticiones no han dado fruto. No tenemos intención de intensificar --la situación-- con Teherán, pero al mismo tiempo esperamos que levante su mano de encima de Yemen", subrayó.
El año pasado Yemen aseguró que había interceptado una embarcación iraní ante sus costas que intentaba introducir explosivos y misiles tierra-aire de contrabando en el país. Por su parte, el Gobierno iraní negó tener ninguna relación con el armamento que fue encontrado en el interior del barco.