Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Micheletti pedirá a la ONU posponer cualquier reunión sobre Honduras

El nuevo mandatario de Honduras, Roberto Micheletti, nombrado por el Congreso después de que los militares sacaran por la fuerza del poder a Manuel Zelaya. EFEtelecinco.es
El nuevo canciller hondureño, Enrique Ortez, dijo hoy a Efe que ha instruido al embajador de este país en la ONU, Jorge Arturo Reina, para que ese organismo posponga cualquier reunión que trate sobre Honduras.
"Acabamos de dar instrucciones al embajador Reina para que pida la posposición de cualquier reunión a partir de este momento, para que no nos vayan a sentar en el banquillo de los acusados y juzgarnos a espaldas", expresó Ortez, nombrado jefe de la diplomacia hondureña el domingo tras la asunción de Roberto Micheletti como presidente.
Micheletti fue designado el domingo por el Congreso como jefe de Estado, después de que los militares sacaran por la fuerza del poder y del país al mandatario Manuel Zelaya.
Ortez, ex embajador de Honduras ante las Naciones Unidas y en Francia, indicó que en el nuevo Gobierno que asumió ayer tiene el "derecho de defender a Honduras".
"Y eso lo vamos a hacer con argumentos y con documentos jurídicos", dijo.
Según el canciller, como línea del nuevo Gobierno, tras la destitución de Manuel Zelaya, "no actuará de manera precipitada", sino que "se explicará a la comunidad internacional que todo el ordenamiento jurídico de Honduras está en orden".
"Se explicará que lo único que se hizo fue separar a un presidente de la República por una violación constitucional", enfatizó.
El Gobierno de Micheletti insiste en que la salida por la fuerza de Zelaya y su nombramiento al frente del país es una "sustitución constitucional" y no un golpe de Estado, como lo ha calificado toda la comunidad internacional.
La administración de Zelaya, de cuatro años, finalizaba el 27 de enero de 2010.