Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Nigeria declara el alto un fuego en el Delta para facilitar el diálogo

El presidente de Nigeria, Muhamadu Buhari, ha ordenado un alto el fuego de dos semanas en la región del Delta del Níger con el fin de explorar la vía del diálogo con el grupo miliciano Los Vengadores, que ha reivindicado una serie de ataques contra instalaciones petroleras en las últimas semanas.
Así lo anunció a última hora del lunes el ministro de Petróleo, Ibe Kachikwu, según informa el diario 'Vanguard'. Según explicó, el Gobierno está decicido a explorar la vía del diálogo con el fin de restaurar la paz en la región, cuya producción petrolera se ha visto afectada por los ataques.
"El presidente está interesado en el diálogo y ha dado órdenes al Ejército de que suspenda las acciones durante unas dos semanas para garantizar a un equipo que estará liderado por el asesor de seguridad nacional que dialogue con los milicianos para garantizar la paz en la región", explicó.
El ministro ha justificado el paso "ya que más compañías petroleras en el Delta de Níger han revisado sus operaciones, tras los continuos atentados a sus instalaciones en los estados del Delta y Bayelsa".
"El camino está abierto a los milicianos, siempre y cuando los milicianos estén dispuestos a abrazar el diálogo (...) vamos a implicar a líderes clave de la región que han tenido experiencia previa en ese área para que desempeñen el papel que puedan".
El ministro precisó que en el equipo negociador del Gobierno también habrá representantes de la petrolera estatal (NNPC) y ministros del Delta del Níger y confió en que el diálogo pueda dar resultados positivos. Según Kachikwu, Nigeria está produciendo unos 1,6 millones de barriles al día, frente a los 2,2 millones de barriles diarios fijados como objetivo en el presupuesto.
El 4 de junio, el grupo armado Los Vengadores se reafirmó en su guerra contra las Fuerzas Armadas nigerianas y la industria petrolera en la región del delta del río Níger, pero advirtió a otros grupos que desistan de atacar a los militares.
En un comunicado, la organización mostró su rechazó a otros grupos que dicen estar vinculadas a Los Vengadores y advirtió de que les perseguirá. "El alto mando insta a todos los grupos de Ríos, Ondo, Delta, Bayelsa, Cross River y Akwa Ibom a desistir en cualquier acción de secuestro o ataque contra militares", aseguró.
"La guerra es contra las instalaciones petroleras (...). La liberación del pueblo del delta del Níger ha dado un nuevo giro con la emergencia de nuevos grupos cada día (...). Dios está de nuestra parte", subrayaron Los Vengadores.
"Estos grupos son tan reales como irreales, pero si realmente queréis combatir por la liberación del pueblo del delta del Níger, el algo mando de Los Vengadores os pide que no ataquéis a ningún soldado y quienes dicen tener misiles antiaéreos deben desistir de cualquier ataque contra aparatos voladores", argumentó el grupo armado.
Además, recordó que, "a pesar de la fuerte presencia de militares", hasta ahora ha conseguido llevar a cabo sus ataques contra las instalaciones y oleoductos "sin atacar" a los uniformados.