Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno argentino denuncia a EEUU ante la CIJ por violación de su soberanía

El Gobierno de Argentina ha anunciado este jueves que ha presentado una demanda contra Estados Unidos ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya (Países Bajos), por "violación de su obligación internacional de respetar la soberanía" argentina.
En un comunicado, la Casa Rosada ha explicado que la demanda denuncia en concreto una "violación" por parte de Estados Unidos de las "inmunidades soberanas" argentinas, "la violación de su obligación internacional de no aplicar o estimular medidas de carácter económico y político para forzar la voluntad soberana de otro estado y la obligación internacional de ejercer de buena fe y conforme a derecho las funciones judiciales que Argentina ha aceptado en el marco exclusivo del alcance de esa aceptación".
El Ejecutivo de Buenos Aires ha explicado que la responsabilidad de Estados Unidos por la violación de esas obligaciones surgen "principalmente" por la acción de "el Poder Judicial" estadounidense "a través de la adopción de decisiones que vulneran la determinación" de Argentina de "reestructurar su deuda externa".
"Dado que un estado es responsable de la conducta de todos sus órganos, la violaciones mencionadas han generado una controversia entre la República Argentina y Estados Unidos", han explicado las autoridades de Buenos Aires, antes de señalar que han decidido someter esta cuestión a la CIJ porque es el "principal órgano judicial de Naciones Unidas", "brindando así a Estados Unidos la oportunidad de resolver la controversia de conformidad al derecho y a la justicia".
Si Estados Unidos no acepta la competencia del CIJ, ha asegurado la Casa Rosada, deberá "indicar un medio de solución pacífica alternativo para resolver la presente controversia de conformidad con las disposiciones de la Carta de Naciones, la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el derecho internacional".