Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno australiano aplaza por el momento el traslado de una bebé inmigrante a Nauru

El Gobierno australiano ha aplazado por el momento el traslado de una bebé inmigrante a un centro de detención en la isla de Nauru, en el Pacífico, poniendo a la menor bajo arresto comunitario tras su salida del hospital en el que estaba ingresada por las graves quemaduras que sufría.
El caso de Asha ha generado una ola de protestas en Australia, con manifestantes acampados frente al hospital de Brisbane en el que estaba ingresada la menor en apoyo a los médicos del mismo, que rechazaban darle el alta si era para proceder a su traslado al centro de detención en Nauru.
Finalmente, la pequeña de un año ha sido trasladada este lunes a un centro de detención comunitario. "La detención comunitaria es un compromiso justo. Es mucho, mucho mejor que estar en una prisión de inmigración", ha subrayado el director del Centro de Recursos de Solicitantes de Asilo (ASRC, por sus siglas en inglés), Kon Karapanagiotidis.
"La madre y el bebé --y esperemos que el padre se les una pronto-- están en una situación de residencia comunitaria y también reciben atención médica y pueden contactar con sus abogados", ha explicado en declaraciones a la cadena ABC News.
Sin embargo, el ministro de Inmigración australiano, Peter Dutton, ha dejado claro que el Gobierno no se dejará "chantajear" por los solicitantes de asilo que se autolesionen. La bebé Asha fue trasladada a suelo australiano tras sufrir quemaduras estando en el centro de detención para inmigrantes ilegales con que cuenta Australia en Nauru.
Así las cosas, ha dejado claro que tanto la niña como su familia serán devueltas a la isla del Pacífico una vez se resuelven los aspectos médicos y legales del caso. "No nos dejaremos chantajear para cambiar esta política porque esta política ha tenido como resultado salvar vidas", ha añadido.
Dutton ha insistido en que el Gobierno no tolerará una situación en la que para conseguir la ciudadanía australiana haya "personas que se autolesionen para venir a hospitales en este país".
Ante la posibilidad de que la pequeña sea enviada en el futuro a Nauru, Karapanagiotidis ha advertido de que los ciudadanos podrían volver a movilizarse para evitar que esto ocurra. "El ministro está diciendo que eventualmente este bebé será enviado a Nauru y la respuesta de la comunidad ha sido que esto no ocurrirá de ninguna manera", ha añadido.
"Hay personas en la comunidad que seguirán atentas y que estarán dispuestas a movilizarse en un momento si hubiera algún atisbo de que hay algún intento de trasladar a la familia a un centro de detención o a Nauru", ha prevenido.