Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno birmano perdona al responsable de un atentado en 2010

El presidente de Birmania, Thein Sein, ha amnistiado este viernes a un preso enfermo de cáncer condenado a muerte por perpetrar el año pasado un atentado que costó la vida a diez personas.
Phyo Wai Aung, de 33 años, ha sido puesto en libertad cuatro días después de la visita a la prisión Insein, de Rangún, del relator de Naciones Unidas, Tomás Ojea Quintana. Phyo sufre cáncer de hígado y no se puede mover de cintura para abajo.
El amnistiado fue sentenciado a muerte por orquestar una serie de atentados durante el festival del Año Nuevo birmano en abril de 2010, que junto a los 10 fallecidos dejó 170 heridos.
Phyo Wai Aung también estaba acusado de estar relacionado con la diáspora birmana opuesta al régimen militar que gobernó el país hasta marzo del año pasado.
"No tengo muy claro por qué me han liberado ¿Por la visita del señor Quintana? ¿Por las demandas de grupos pro derechos humanos? ¿Por mi enfermedad?", se preguntó Phyo en sus primeras declaraciones a la radio birmana de la BBC.
En cualquier caso, la de Phyo es la última de una serie de amnistías concedidas por el presidente birmano, que desde su llegada al poder ha iniciado una serie de rápidas reformas al frente de un Gobierno heredado del régimen, que sin embargo han conseguido convencer a la comunidad internacional de las renovadas intenciones democráticas del país.
Entre otros amnistiados destaca Phado Man Nyein Maung, alto miembro político del grupo rebelde de la Unión Nacional Karen, que fue perdonado en marzo de su delito de alta traición para facilitar las conversaciones de paz entre el gobierno y la minoría Karen.