Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno afgano comienza las excarcelaciones de presos de Bagram a pesar de las críticas de EEUU

El Gobierno afgano ha ordenado la liberación de 37 presos recluidos en Bagram a pesar de que Estados Unidos sigue considerándolos "amenazas para la seguridad" y ha pedido en reiteradas ocasiones que sean juzgados por los supuestos crímenes cometidos.
El contingente de Estados Unidos en Afganistán (USFOR-A) ha hecho público en un comunicado en el que ha informado de que, "bajo la dirección del Gobierno afgano", la junta responsable de la revisión de condenas "ha ordenado la liberación de los primeros 37 de 88 individuos peligrosos".
La fuerza norteamericana ha lamentado que las autoridades de Afganistán no hayan tenido en cuenta que estos reclusos representan "amenazas para la seguridad" y que existen datos que podrían dar pie a nuevas investigaciones. Se trata, en opinión de Washington, de "liberaciones extrajudiciales".
"Estados Unidos ha proporcionado amplia información y pruebas de cada uno de los 88 detenidos", ha informado la USFOR-A, que ha subrayado de que el 40 por ciento de los reclusos "han participado en ataques directos que han matado o herido a 57 ciudadanos afganos o miembros de la fuerzas de seguridad". Además, "el 30 por ciento ha participado en ataques directos que han herido o matado a 60 (militares) estadounidenses o de la fuerza de coalición".
De los 37 que quedarán en libertad, 17 están vinculados a la colocación de artefactos explosivos, tres han participado o tienen conocimiento de "ataques directos" contra las fuerzas de seguridad afganos y cuatro guardan relación con acciones contra militares extranjeros, según la USFOR-A.
La Administración de Barack Obama considera que 88 de los 650 presos que quedarán libres tras el traspaso de Bagram a las autoridades afganas suponen una seria amenaza para el país y, en los últimos meses, ha intensificado sus contactos con Kabul para tratar de que diese marcha atrás. La disputa no hace sino complicar las relaciones entre los dos países, que aún deben cerrar una posible presencia militar de Estados Unidos tras el repliegue generalizado de finales de año.