Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno francés defiende al hijo de Sarkozy de la acusación de nepotismo

El primer ministro, François Fillon, ha afirmado que no hay razón para la polémica, que a su juicio es una maniobra de distracción de la izquierda, sobre todo porque Jean Sarkozy no va a ser designado para la presidencia del organismo que gestiona La Defense (el EPAD) sino que será elegido.
"Es una competición", ha subrayado en una entrevista a la emisora de radio "RTL" Fillon, que recordó que es el consejo de administración del EPAD el que elige a su presidente entre los consejeros generales (diputados provinciales) del departamento, y que Jean Sarkozy es uno de ellos porque fue elegido concejal de la ciudad de Neuilly en los comicios municipales.
El propio hijo de Sarkozy ha defendido su ambición de ponerse al frente de La Defense, "estoy muy decidido, muy motivado", con el mismo argumento del que fue elegido en 2008 consejero general por Neuilly "por sufragio universal". "Haga lo que haga seré criticado", se ha quejado en declaraciones a "Le Parisien".
Jean ha reconocido que ha hablado con su padre de su objetivo de llegar a presidente del EPAD, pero ha asegurado que es él y no el jefe del Estado el que marca el camino.
Objetivo de ataque "por ser quien es"
Frente a los que le reprochan su juventud e inexperiencia, tiene 23 años y está en segundo curso de la carrera de Derecho, ha replicado que no es un neófito en los asuntos de La Defense porque trabaja "desde hace tiempo" en ese campo. Asegura que es consciente de que por ser quien es va a ser objetivo de ataques, y así ha recordado que incluso cuando se casó fue "insultado" con el rumor de que para esposar a la heredera de la familia propietaria de la cadena de tiendas de electrodomésticos Darty se iba a convertir a la religión de ésta, el judaísmo.
La polémica ha surgido después de que se conociera la noticia de que el hijo mayor del presidente francés, Nicolas Sarkozy, aspira a la presidencia del organismo público que gestiona el barrio de negocios de La Defense, junto a París, un puesto que debería asumir a principios de diciembre, según indicó su partido, la Unión por una Mayoría Popular. La UMP tiene la mayoría absoluta en todos los órganos del departamento, primero lo va a hacer entrar en el consejo de administración del EPAD y luego, una vez dentro, votará por él como presidente.
Críticas desde el Partido Socialista
Las principales críticas por nepotismo han llegado del Partido Socialista, y así su ex candidata presidencial Ségolène Royal sugirió que el interés de colocar a su hijo en la presidencia de La Defense es que Sarkozy dispondría así del tesoro de ese organismo con vista a su reelección como jefe del Estado en 2012.
Otro de los barones socialistas, el ex primer ministro Laurent Fabius, optó por la ironía al señalar que en el mayor barrio de negocios de Europa "se necesita a alguien que sea un buen jurista y (Jean) Sarkozy está en el segundo curso de Derecho, un elemento muy muy fuerte", antes de señalar en el mismo tono que hay una cuestión "muy injusta", y es "¿qué van a hacer los otros hijos?" del jefe del Estado.
El diputado Arnaud Montebourg fue más directo ya que tras recordar que uno de los principios republicanos en Francia es que "los puestos se atribuyen según las capacidades y los méritos" y preguntarse en este caso "¿cuál es el mérito de Jean Sarkozy, aparte de ser hijo de su padre?".