Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno deja en manos de Lula la decisión de ser ministro

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva puede unirse al Ejecutivo de Dilma Rousseff cuando quiera, según ha indicado este miércoles el secretario de Gobierno, Ricardo Berzoini, aunque fuentes cercanas a Lula han aclarado que no lo hará porque sería una "confesión de culpabilidad" en medio de las investigaciones en su contra.
"Él siempre ha tenido la pelota", ha dicho Berzoini en declaraciones a la prensa usando un símil futbolístico. "¿A quién no le gustaría tener a Pelé en el campo?", ha planteado, según ha informado el diario brasileño 'Folha'.
Los medios locales han revelado que Rousseff se ha planteado ofrecer un ministerio a Lula para blindarlo frente a las pesquisas judiciales en su contra por su presunta participación en la trama de cobro de sobornos a cambio de contratos públicos de Petrobras.
La hipótesis ha cobrado fuerza este miércoles, cuando Rousseff se ha reunido con Lula en el Palacio de Alvorada, la residencia oficial del Jefe de Estado en Brasil, acompañada por varios de sus ministros, incluido Berzoini.
El entorno de Lula ha contado a 'Folha' que, si bien el ex presidente estaba dispuesto a ayudar al Gobierno a gestionar la crisis económica que atraviesa Brasil, no aceptaría un ministerio en estos momentos por dos razones: sería una "confesión de culpabilidad" y amenazaría a Rousseff.