Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno ofrece a siete de los once presos políticos de la Primavera Negra viajar fuera de Cuba

El Gobierno ha ofrecido a siete de los once presos políticos de la ola represiva de 2003 que aún siguen en Cuba viajar al extranjero --y poder volver--, una iniciativa que la oposición ha atribuido al deseo del régimen 'castrista' de complacer al presidente estadounidense, Barack Obama, de cara a su próxima visita.
Martha Beatriz Roque, una de los siete, ha contado a Europa Press que el Gobierno les citó el pasado domingo en las oficinas de inmigración y extranjería del Ministerio de Interior para informarles de que había decidido, "de forma excepcional", que podían salir y entrar en Cuba.
Pero se trata de una oferta limitada. Podrán viajar al extranjero "cuando quieran y durante el tiempo que quieran" --la ley establece un máximo de dos años--, pero "solo una vez" y, a su regreso, regirá de nuevo la prohibición absoluta de abandonar la isla caribeña.
Roque ha dicho que, según les explicaron, ello se debe a que "se han portado bien" durante la "licencia extrapenal", la libertad condicional de la que disfrutan desde 2010, cuando los presos políticos de la Primavera Negra fueron excarcelados, aunque con la amenaza de volver en cualquier momento entre rejas. De los 75 que fueron detenidos en 2003, todos decidieron abandonar Cuba, salvo estos once.
La ex presa política ha revelado que piensa aprovechar esta "oportunidad" para visitar a su familia en Estados Unidos y España. Después, sin ninguna duda, volverá. "No soy yo quien se tiene que ir de Cuba. De Cuba se tienen que ir los que están haciendo daño a este pueblo", ha afirmado.
Interrogada sobre si confía en que el Gobierno cumpla su palabra y le permita regresar, Roque ha explicado que, si bien no se fía "de nada de en Cuba", cree que sí lo hará porque "sería un escándalo que si esto es lo que le están ofreciendo a Obama por su visita no lo cumplan".
Sin embargo, no todos los ex presos políticos a quienes se lo han ofrecido han accedido. "Unos dicen que no irán si no vamos todos (los once) y otros que no saldrán de Cuba hasta que haya un cambio de régimen", ha indicado Roque.
Los otros seis agraciados son Héctor Maceda, Arnaldo Ramos, Jorge Olivera, Félix Navarro, Óscar Elías Bicet y Eduardo Díaz Fleita; mientras que José Daniel Ferrer, Ángel Moya, Iván Hernández y Librado Linares han sido excluidos.
"MAL COMPORTAMIENTO"
"Hay cuatro (presos políticos) a los que ni siquiera nos dan esa migaja", ha dicho Ferrer a Europa Press. "Aplicando la lógica del régimen, nos portamos mal y otros se portan mejor, pero la realidad es que los once nos portamos muy bien en la lucha por los derechos y las libertades y muy mal para los intereses del Gobierno", ha sostenido.
Ferrer ya había adelantado que el Ejecutivo de Raúl Castro planeaba una "maniobra" de este tipo con los objetivos de dividir a la oposición, que los presos políticos que viajen fuera decidan no volver --"eso no va a pasar"-- y hacerle este "regalo" a Obama.
"Quieren decirle a Obama: 'mira, antes de venir a Cuba ya estoy dándote algo", ha considerado, al tiempo que ha revelado que, según sus informaciones, tanto el Gobierno estadounidense como la Unión Europea habían hecho peticiones a Castro en este sentido.
"Este régimen tiene inclinación a jugar con sus opositores, y con el pueblo cubano en general, como rehenes. Encarcelan personas y a cambio de algún favor político o comercial del mundo libre las liberan. Es algo muy productivo", ha lamentado.
Roque se ha expresado en la misma línea. "Lo que hacen es jugar con Obama igual que jugaron en diciembre de 2014, cuando (el Gobierno) anunció que liberaría a 53 presos políticos y la mayoría ya estaban en la calle. Fue otra mentira", ha recordado.
Obama visitará Cuba entre el 21 y el 22 de marzo como parte del acercamiento que ambos países iniciaron el 17 de diciembre de 2014 para normalizar las relaciones bilaterales, después de más de medio siglo de enfrentamiento político.