Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno sostiene que el acuerdo de verificación es "determinante" para firmar la paz

El jefe del Gobierno en las negociaciones de paz, Humberto de la Calle, ha sostenido que el acuerdo alcanzado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para verificar la tregua bilateral y la entrega de armas es "determinante" para poner fin al conflicto.
"El paso que hemos dado hoy es especialmente significativo en el camino hacia el fin del conflicto armado que ha afectado a los colombianos por más de medio siglo", ha dicho en una rueda de prensa celebrada este martes en La Habana, sede del diálogo de paz.
Para De la Calle, "con este acuerdo estamos recorriendo ya los pasos que llevarán a la concreción de estas conversaciones de paz", de modo que no se trata de "cualquier momento" sino de "un momento determinante" en el proceso.
El jefe negociador ha explicado que este acuerdo evidencia la "voluntad política" tanto de la Casa de Nariño como de la guerrilla para "alcanzar un cese definitivo" de las hostilidades, que "será la mejor noticia para los colombianos".
De la Calle ha valorado "que esto ocurra bajo la garantía de Naciones Unidas con el apoyo de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC)". "Es un mensaje de tranquilidad para los colombianos. No estamos pensando en maquillar un cese de fuego ficticio", ha recalcado.
Además, el representante del Ejecutivo ha aprovechado para reafirmar "la seriedad" de las partes en las negociaciones en La Habana. "Lo de hoy no es sólo el inicio de un trámite internacional, es una inequívoca muestra del deseo de finalizar la confrontación", ha destacado.
MISIÓN DE VERIFICACIÓN
Las partes han acordado "crear un mecanismo tripartito de monitoreo y verificación del acuerdo sobre el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y la dejación de las armas, que genere confianza y dé garantías para su cumplimiento".
El mecanismo estará formado por representantes del Gobierno y de las FARC y tendrá también un "componente internacional" que será "una misión política" integrada por observadores de Naciones Unidas y de países miembro de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).
En estos tres años de negociaciones de paz el Ejecutivo de Juan Manuel Santos y la guerrilla han alcanzado cuatro acuerdos parciales --desarrollo agrario y rural, participación política, cultivos ilícitos y víctimas-- pero aún quedan por cerrar los referidos al fin del conflicto y a la ratificación y verificación de lo pactado.
Las partes se han puesto como fecha límite para sellar la paz el próximo 23 de marzo, por lo que han decidido acelerar el ritmo de las conversaciones en La Habana. Hasta entonces, todo lo pactado permanecerá en el aire, dado que negocian bajo el principio de que 'nada está acordado hasta que todo esté acordado'.