Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los presos de Guantánamo acogidos en Uruguay podrán llevar a sus familias

El ministro de Exteriores uruguayo, Luis Almagro, ha asegurado que los presos de Guantánamo que sean enviados a Uruguay podrán llevar a sus familias, ya que es "prácticamente imposible" que vuelvan a su país de origen y el objetivo es la "reunificación familiar".
"La idea, como para todo reasentado, es que tengan el mayor período de residencia posible en Uruguay, sobre la base de compromisos voluntarios que asumirán o que tendrán que asumir llegado el caso. Es prácticamente imposible para ellos volver a sus países", ha explicado Almagro, en entrevista con el diario uruguayo 'El País'.
La medida se aplicará, en primer lugar, a los seis presos en Guantánamo sobre los que ya hay acuerdo entre Uruguay y Estados Unidos. El canciller ha asegurado que estos reos no representan un riesgo para el país, tras consultas con "agencias de Inteligencia".
Además, Almagro ha aclarado que la llegada de los seis refugiados va a realizarse en condiciones de hermetismo, sin avisar a la prensa, porque las reglas internacionales que deben aplicarse en estos casos no lo permiten.
En marzo, el presidente uruguayo, José Mujica, anunció que su país estaba listo para recibir sin condiciones a estos seis reclusos , un ofrecimiento que confirmó en mayo al visitar al presidente de Estados Unidos, Barack Obama.
El traslado a Uruguay será el más numeroso de presos de Guantánamo en los últimos años. Durante la Presidencia de Obama, 89 reclusos han salido de esta cárcel militar, de los cuales unos 50 han sido enviados a terceros países, según información de la Casa Blanca.
De los 149 presos que todavía permanecen en Guantánmo, 78 han recibido una "aprobación de transferencia" del Gobierno porque no constituyen una amenaza para Estados Unidos.