Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guatemala y Belice proponen evitar "incidentes" hasta que la CIJ resuelva el conflicto territorial

Los ministros de Relaciones Exteriores de Guatemala y Belice, Carlos Raúl Morales Moscoso y Wilfred Elrington, respectivamente, se han comprometido con la paz y han acordado evitar "incidentes" hasta que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) resuelva el conflicto territorial que los mantiene enfrentados desde hace más de un siglo y medio.
En la Cumbre Humanitaria Mundial, que se celebra estos días en Estambul, ambos cancilleres se han reunido para abordar las relaciones bilaterales, que se ensombrecieron aún más después de la muerte de un menor guatemalteco en la frontera a manos de soldados beliceños.
Ambos han manifestado, durante su encuentro, "que mientras dure este proceso y una vez que hay concluido, promuevan y desarrollen relaciones de buena vecindad que brinden paz y estabilidad (...) a ambos pueblos", según un comunicado difundido por la Cancillería de Guatemala.
"Reconocieron la necesidad de evitar incidentes entre ambos países (...) y afirmaron que es necesario trabajar más en el desarrollo de esas relaciones de confianza, especialmente entre las Fuerzas Armadas de ambos países", ha añadido.
El pasado mes de abril, la muerte de un adolescente de 13 años, de la que el presidente, Jimmy Morales, culpa a las autoridades beliceñas, le llevó a retirar a su embajador en Belice y a desplegar a 3.000 soldados adicionales en la frontera. Poco después, el Congreso aprobó una resolución por la que sugería a sus ciudadanos que por razones de seguridad y violaciones contra los Derechos Humanos, no era recomendable viajar al país vecino.
La muerte del joven en la frontera abrió una nueva brecha entre los dos países. Por un lado, Guatemala sostiene que fueron los soldados beliceños los que atacaron a una familia guatemalteca en la zona fronteriza, y en el caso de Belice, que sus militares fueron atacados desde el otro lado y tuvieron que responder.
EL CONTENCIOSO
Guatemala y Belice mantienen desde hace más de 150 años un diferendo territorial como consecuencia del cual la frontera entre ambos no ha quedado delimitada.
Guatemala, que reconoció la independencia de Belice en 1991, reclama a este país 12.272 kilómetros cuadrados, lo que equivale al 50 por ciento del territorio de la antigua colonia británica, incluidos varias islas y cayos. En concreto, Guatemala reclama desde el río Sarstún, en el sur, hasta el río Sibún, en el norte.
Los dos países habían planteado la celebración en 2013 de un referéndum para que sus ciudadanos decidieran si llevar el caso ante la CIJ, pero Guatemala lo suspendió, sin que hasta la fecha se haya vuelto a plantear el asunto.